Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / La formalización de hipotecas deja atrás el bache de la nueva Ley de Crédito Inmobiliario

Publicado el 27/02/2020

Descargar documento completopdf

En diciembre, repuntan el número de hipotecas en España, en compensación frente a las caídas registradas en agosto-noviembre, destacando el buen tono del mercado hipotecario en Madrid, C. Valenciana, Castilla la Mancha y Andalucía. En balance de 2019, el comportamiento del mercado hipotecario ha estado condicionado por la incertidumbre regulatoria sobre el sector, la puesta en marcha de la nueva Ley de Crédito Inmobiliario y el deterioro de las expectativas de crecimiento para el conjunto de la economía española, además de la madurez del propio mercado inmobiliario.

En diciembre, se formalizaron un total de 43.625 hipotecas, lo que supone un repunte del 50% interanual, donde la mayor parte del aumento se produjo en las fincas urbanas (explican el 90% de ese incremento). De ese total de hipotecas, 30.285 fueron sobre vivienda, lo que supone un incremento del 43% interanual, un repunte significativo, como efecto compensación tras el desplome de las operaciones en los meses de agosto y septiembre (caídas del 30% interanual), afectados por el impacto de la nueva Ley de Crédito Inmobiliario.

En términos anuales, el balance de 2019 diluye ese efecto negativo de la ley (357.720 millones de hipotecas y un crecimiento del 2,7% anual), pero también refleja que el mercado hipotecario se ha enfriado respecto a años anteriores (venía creciendo a tasas de dos dígitos desde 2015), afectado por el clima de incertidumbre y las expectativas de enfriamiento generalizado de la economía, que se tradujo en un descenso en la confianza de las familias a lo largo del año pasado. Cabe señalar que sigue aumentando, gradualmente, la proporción de operaciones de compraventa (algo más de 500.000 viviendas en 2019) que se realiza a través de hipoteca (71% en 2019 frente a 67% en 2018).

El importe de las hipotecas sobre vivienda también repuntó con fuerza en diciembre: +37% hasta 3,7 mil millones de €, de nuevo, dejando atrás las caídas de agosto y septiembre (caídas superiores al 25%). En el conjunto de 2019, el importe ascendió a 44,7 miles de millones, de tal manera que se alcanza un nuevo máximo en el ciclo actual, pero su crecimiento se modera respecto a los últimos años (+3,3% en 2019 vs 18% en 2018). Además, el importe medio de las nuevas hipotecas continúa moderándose (122.079 € en diciembre; -3,4% interanual), lo que no debe sorprender teniendo en cuenta la moderación en los precios de la vivienda a lo largo de 2019.

Por otro lado, las tendencias sobre el tipo de hipoteca y sobre los tipos de interés hipotecarios se mantienen sin grandes cambios. La hipoteca a tipo fijo sigue ganando peso en el total (42% en media de 2019 frente a 39% en 2018) y los tipos hipotecarios se mantienen en el 2,5% en media, mínimo en la serie disponible desde 2009. Esta evolución no sorprende, teniendo en cuenta la política monetaria ultra expansiva del BCE que, incluso, los mercados comienzan a cotizar medidas aún más laxas en los próximos meses, si la crisis sanitaria del coronavirus comienza a afectar de forma significativa a la actividad en Europa. Por último, destacar que el plazo medio hipotecario se mantiene en los 24 años en 2019, estable por tercer año consecutivo, pero por debajo de los 25-26 años del periodo 2009-10.

Entre Comunidades Autónomas, el enfriamiento en el número de operaciones y el importe de las hipotecas es bastante generalizado. Sin embargo, en ese contexto de debilidad, debido a la madurez en el propio ciclo del mercado de la vivienda tras 4 años de expansión, cabe destacar positivamente 4 regiones (ver gráficos por CCAA): Madrid, Comunidad Valenciana, Castilla la Mancha y Andalucía. El caso de la capital es especialmente llamativo: explica algo más de la mitad de lo que crecieron el total nacional de hipotecas en 2019 (cuando su peso en el total es del 20%) y lidera el crecimiento de las operaciones hipotecarias por tercer año consecutivo; pero el importe de esas hipotecas apenas aumentó un 0,9% anual. También resaltar Castilla La Mancha, que es la única comunidad donde el número de operaciones se está acelerando respecto a años anteriores (+18% en 2019 vs +15% en 2018) y el capital hipotecado repuntó un 12% en 2019; lo que permite ser optimistas sobre la compraventa de vivienda a lo largo de este 2020 en la región.

Por el contrario, destacan negativamente Navarra, Baleares y Cataluña, donde las operaciones cayeron en términos interanuales y restaron al crecimiento en el conjunto del país (cada una de ellas restó una décima al crecimiento interanual nacional). Este descenso se debe a que estas regiones han sido las que más operaciones registraron en años anteriores y, por tanto, ahora muestran un comportamiento más modesto. Especialmente llamativo es el caso de Cataluña que, después de Madrid, ha sido la región que mejor se ha comportado en los últimos años (+14% anual en 2018), pero donde el número de operaciones cayó un 0,6% en 2019. En términos del capital prestado, Melilla ha sido la región que peor se ha comportado.

En balance, el dato de hipotecas de diciembre supone otra señal más de que la mayor parte del impacto negativo derivado de la nueva Ley de Crédito Inmobiliario se habría quedado atrás. Para este año, no descartamos que los indicadores de vivienda recuperen cierto tono positivo en el muy corto plazo, en la medida en que haya aún margen de mejora y demanda no satisfecha por el impacto inicial de la nueva ley a partir de julio.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal