Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

España / La factura eléctrica impulsa la inflación

Publicado el 11/10/2018

Descargar documento completopdf

La inflación repuntó una décima en septiembre hasta el 2,3%, la tasa más alta en tres meses, fruto, básicamente, del encarecimiento de la electricidad y, en menor medida, del gasóleo. La contención del resto de componentes mantiene la tasa subyacente en el 0,8%.

Para los próximos meses mantenemos nuestra previsión de moderación de las tasas de inflación hasta cerrar el año ligeramente por debajo del 2% (1,7% de media anual).

La tasa de inflación de los productos energéticos aumentó con fuerza, nueve décimas hasta el 12%, la más alta en año y medio. Este repunte se explica por la subida de precios del gasóleo para calefacción y, sobre todo, de la electricidad; esto, a su vez, repercutió en los precios asociados a la vivienda (5,3%, un punto más que en agosto). En sentido opuesto se comportaron los precios de los carburantes y combustibles, que se encarecieron menos este mes que hace un año, lo que se trasladó a los precios del transporte (5% vs 5,2% anterior).

La tasa de inflación de los servicios se mantuvo invariable en el 1,3%. Frente al comportamiento desinflacionista antes comentado del transporte, los precios de turismo y hostelería tuvieron una influencia positiva en el incremento de la tasa general de inflación, debido, básicamente, a la evolución de los servicios de alojamiento, cuyos precios caen menos que en sep-17.

La inflación de los bienes industriales no energéticos también se estabilizó en septiembre, en este caso en el -0,1%: contrasta el comportamiento alcista de automóviles, objetos recreativos y medicamentos con el bajista de muebles, algunos textiles y publicaciones.

El único grupo que moderó su tasa de inflación el mes pasado fue el de alimentación: 1,8%, dos décimas menos que el mes anterior y la tasa más baja desde abril. No obstante, por componentes se observan comportamientos dispares: por un lado, la tasa de los alimentos frescos se reduce casi un punto hasta el 3,7%, gracias a frutas, legumbres y hortalizas; por otro, la tasa de los elaborados aumenta una décima hasta el 0,8%, impulsada por pan, productos lácteos y, en menor medida, bebidas alcohólicas.

Fruto de la evolución contenida de servicios, bienes industriales y alimentos elaborados, la inflación subyacente se mantiene en el 0,8%.      

Por lo que respecta a la inflación armonizada (IPCA), también se aceleró una décima hasta el 2,3%; en consecuencia, el diferencial con la media de la UEM (cuyo dato es provisional) se mantiene, por tercer mes consecutivo, en 0,2 puntos.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal