Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

España / La EPA del primer trimestre, peor de lo previsto

Publicado el 26/04/2018

Descargar documento completopdf

Aunque dentro de un tono positivo, se modera el ritmo de creación de empleo: el del 1T18 fue el más modesto en casi dos años. Esto puede interpretarse como una normalización tras los extraordinarios avances anteriores, cuando, al hilo de la recuperación de la actividad, las empresas emprendieron la reconstrucción de unas plantillas muy mermadas durante la crisis.

Uno de los aspectos que más preocupa del mercado laboral español es la reducida tasa de actividad y empleo, que dificulta la mejora del potencial de crecimiento de la economía.  

 

Se amortigua la creación de empleo

Los primeros trimestres no suelen ser favorables en términos de empleo, pero el de este año ha sido especialmente débil: el número de ocupados se reduce en 124.100 personas (-0,7% trimestral), lo que supera nuestra previsión (-75.000) y supone el peor registro en este periodo desde 2014. En términos desestacionalizados, el ritmo se ralentiza ligeramente (+0,46% vs +0,47% anterior) y es el más bajo desde el 2T16.

El empleo destruido en enero-marzo se concentró, fundamentalmente, (i) en los servicios (-110.500), mientras que aumentó ligeramente en la construcción (+8.200) y, sobre todo, en la agricultura (+13.100), (ii) entre los asalariados temporales (-128.900 vs -1.400 los indefinidos), con lo que la tasa de temporalidad se redujo siete décimas hasta el 26,7%, y (iii) en los ocupados a tiempo completo (-133.100 vs +8.900 los parciales).

En tasa interanual, el ritmo de aumento de la ocupación se desacelera dos décimas hasta el 2,4% (casi 436.000 ocupados más), la tasa más baja del último año. Por sectores, el empeoramiento procede principalmente de la industria, que se desacelera un punto, hasta el 4,1%, de la agricultura y de los servicios, con una caída de la ocupación de 110.500 personas frente a 94.700 en el primer trimestre del año pasado. Tan sólo la construcción mejora los registros del año pasado, con una aceleración del avance interanual hasta el 6,5%.

En términos de paro, el peor primer trimestre en cinco años

El paro aumenta en el 1T18 en 29.400 personas (+0,8% trimestral), el peor registro en dicho trimestre desde 2013 (+17.200 el año pasado). En consecuencia, el volumen total de parados supera levemente los 3,79 millones, cifra que representa el 16,7% de la población activa, dos décimas más que en el trimestre anterior, pero 2,1 puntos menos que en enero-marzo de 2017.

En tasa interanual, la caída del paro (-10,8%) es la más suave desde mediados de 2015 (-11,1% anterior); dicho descenso equivale a 458.900 parados menos.

Por otro lado, como aspectos positivos destacan: (i) la tasa de paro entre los menores de 25 años retoma la senda descendente quebrada en el trimestre anterior y se reduce más de un punto hasta el 36,3%, y (ii) los parados que perdieron su empleo hace más de un año siguen cayendo (1,57 millones, mínimo desde 2009). Por el contrario, el número de hogares con todos sus miembros activos en paro creció por segundo trimestre consecutivo, y lo hizo con intensidad, un 2,6% hasta 1,24 millones, el 6,7% del total.

La tasa de actividad, en mínimos de 12 años

La población activa, no sólo registra en el 1T18 la segunda caída consecutiva, sino que ésta es la más intensa en un primer trimestre desde 2015: un 0,4% trimestral, lo que supone 94.700 activos menos, lo que impide que el aumento del paro sea mayor. La salida del mercado laboral es generalizada por sexo (-59.600 las mujeres y -35.100 los hombres) y nacionalidad (-18.400 los extranjeros y -76.400 los españoles).

Por su parte, en términos interanuales, los activos apenas caen un 0,1% (-23.000), tanto hombres como mujeres (-14.300 y -8.700, respectivamente), mientras que contrasta la fuerte salida de españoles con la entrada de extranjeros (-91.400 y +68.400). Por su parte, entre los distintos grupos de edad, sólo aumentan los activos entre los mayores de 55 años, frente a intensos retrocesos en el resto, sobre todo en el grupo de 35-44 años.

Por lo que respecta a la tasa de actividad, se redujo tres décimas hasta el 58,5%, la más baja desde 2006. Éste es uno de los principales lastres de la economía española para aumentar su potencial de crecimiento. Como se observa en el gráfico superior derecho, la tasa de empleo española es muy inferior a la de los países de nuestro entorno.

Por regiones, destaca positivamente Canarias

En el 1T18 se acelera la creación de empleo en ocho regiones, sobre todo en Canarias, que, con un crecimiento del 8,6% interanual (tres puntos más que en el trimestre anterior), es la más dinámica, por delante de Extremadura, Cataluña y Madrid. En cambio, se frena especialmente (más de dos puntos) en Murcia, Andalucía y Castilla La Mancha. En el último año sólo destruyen empleo tres regiones: Castilla y León y Baleares (levemente) y Asturias (con más intensidad).

En cuanto al paro, en el 1T18 aumenta en tres regiones, destacando Baleares y Asturias, con crecimientos cercanos al 5% interanual; por el contrario, se reduce con gran intensidad en Canarias (-18,4%) y Cataluña
(-20,5%). Por su parte, en términos de la tasa de paro, sigue habiendo una enorme divergencia: contrastan los elevados registros de Extremadura y Andalucía, en el entorno del 25% de la población activa, con los más reducidos de Navarra y País Vasco, por debajo del 11%.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal