Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / La energía vuelve a impulsar la inflación

Publicado el 12/04/2019

Descargar documento completopdf

Por segundo mes consecutivo, la inflación repunta en marzo, en este caso dos décimas hasta el 1,3%, la tasa más alta desde nov-18. Al igual que sucedió en febrero, el principal responsable de esta subida es el componente energético, sobre todo los carburantes. Los riesgos inflacionistas permanecen bajo control, dado que, eliminados los componentes más volátiles (energía y alimentos sin elaborar), la inflación sigue en mínimos desde el verano de 2016 (0,7%).

El dato de marzo ha sido algo mejor de lo previsto, por lo que mejoran las expectativas de inflación para el cierre de año: en diciembre se situará entre el 1,5% y 1,6%, lo que daría una media anual en el entorno del 1%.

La inflación de los productos energéticos repuntó por segundo mes, y lo hizo con fuerza, tres puntos hasta el 5,6%, la más alta desde nov-18, fruto, sobre todo, del encarecimiento de carburantes y combustibles, en contraste con la caída de precios de hace un año; esto, a su vez, repercutió en los precios del transporte (3% vs 1,8% anterior). Además, aunque los precios de la electricidad caen, lo hacen con menor intensidad que en mar-18, de modo que los precios relacionados con la vivienda crecen un 2,1% (0,9% anterior).

La inflación de los bienes industriales no energéticos también repuntó, aunque con mucha menos intensidad, una décima hasta el 0,2%. Esta evolución se explica, básicamente, por el encarecimiento de objetos recreativos, publicaciones y prendas de vestir.

Por lo que respecta a los servicios, su tasa de inflación se estabilizó en el 1,1%, que es la más baja desde abr-18. El repunte de la inflación del transporte antes comentado fue contrarrestado por el comportamiento bajista de otros servicios, como comunicaciones, esparcimiento y, sobre todo, turismo y hostelería, dado que sus precios no se han visto impulsados por la Semana Santa, que este año se celebra en abril, a diferencia de 2018 (marzo).

La alimentación es el único grupo que reduce su tasa de inflación en marzo, medio punto hasta el 0,9%, la más baja en año y medio, gracias a los alimentos frescos (2% vs 3,4% en febrero), especialmente pescado, frutas, legumbres y hortalizas. En el caso de los elaborados, su tasa se mantiene, por tercer mes, en el 0,4%, la más baja en casi dos años: la subida de pan, productos lácteos, agua mineral, refrescos y zumos fue contrarrestada por la bajada de café, cacao y bebidas alcohólicas.

En cuanto a la inflación subyacente, se estabiliza en mínimos de casi tres años (0,7%).     

Por último, la inflación armonizada (IPCA) también aumenta dos décimas hasta el 1,3%, de modo que el diferencial con nuestros socios de la UEM, en negativo desde hace cinco meses, pasa de -0,4 a -0,1 puntos.  

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal