Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

España / La economía sigue generando capacidad de financiación

Publicado el 28/03/2018

Descargar documento completopdf

Como viene sucediendo desde 2012, la economía española generó el pasado año capacidad de financiación, equivalente al 2% del PIB, muy cerca del máximo histórico logrado el año anterior (2,1%). La corrección del déficit público (-3,07%, 1,2 puntos menos que en 2016) contrasta con el fuerte deterioro de la posición financiera de los hogares: en un contexto de elevado dinamismo del consumo y reactivación de la inversión (vivienda), las familias recortaron su tasa de ahorro a mínimos de la serie histórica, que arranca en 1999 (5,7% de la renta disponible) y registraron necesidad de financiación por primera vez en nueve años (-0,3% del PIB). En el caso de las empresas, su capacidad de financiación se mantiene en niveles elevados (2,9% del PIB, apenas dos décimas menos que en 2016).

El pasado año la inversión creció hasta el 21,1% del PIB, máximo desde 2011, pero todavía lejos, 10 puntos por debajo, de los máximos pre-crisis. Por su parte, la recuperación del ahorro está siendo más intensa, ya que alcanzó el 22,9% del PIB, un nivel similar al de 2004.  

La economía española generó entre octubre y diciembre del pasado año una capacidad de financiación por valor de 8.870 millones de euros (2,9% del PIB trimestral), una cifra sólo ligeramente inferior, un 1,3%, a la del mismo periodo de 2016 (8.983 millones, el 3,1% del PIB). Por su parte, en el conjunto de 2017 la capacidad de financiación superó levemente los 23.000 millones, un 3,1% menos que el año anterior, mientras que en términos de PIB se redujo una décima hasta el 2%.

El deterioro de la capacidad de financiación de la economía el pasado año fue protagonizado por el sector privado no financiero, sobre todo los hogares, mientras que las instituciones financieras y, en especial, las AA.PP., mejoraron su posición financiera.

En el caso de las AA.PP., el déficit en el conjunto de 2017 se situó en 36.233 millones de euros, cantidad equivalente al 3,11% del PIB (3,07% descontadas las ayudas al sistema financiero): se trata del menor desequilibrio de la última década, que mejora, además, el objetivo fijado por la CE (3,1%). El pasado año el gasto público en consumo creció un 1,9%, un punto más que el año anterior, mientras que los principales ingresos crecieron muy por encima, tanto la recaudación de impuestos, indirectos (+4,3%) y, especialmente, directos (+7,3%), como las cotizaciones sociales (+4,9%). En consecuencia, el ahorro siguió siendo negativo (desahorro), pero fue el menor desde 2008 (-10.557 millones de euros vs -24.680 millones el año anterior). Por su parte, la inversión pública se recuperó tras la fuerte caída de 2016, al crecer un 7,8%.

Por lo que respecta a las empresas, su capacidad de financiación en 2017 se redujo un 0,5% hasta 34.238 millones de euros (2,9% del PIB, dos décimas menos que el año anterior). Su renta disponible se frenó notablemente (+5,6%, lejos de las tasas de dos dígitos de 2015 y 2016), ya que el excedente bruto de explotación se ralentizó (+5,5%, medio punto menos que el año anterior), mientras que los pagos por el impuesto de sociedades y el saldo neto de rentas de la propiedad a pagar crecieron por encima (+7,9% y +6,9%, respectivamente). La renta resultante, más las transferencias netas de capital recibidas (5.256 millones), fue más que suficiente para financiar la inversión, que creció un 6% hasta un total de 176.137 millones.

La tasa de ahorro de los hogares, en mínimos históricos

La RBD de las familias creció en 2017 un 2%, idéntica tasa a la del año anterior. Mientras que el excedente bruto de explotación y la remuneración de asalariados crecieron un 3,8% y un 3,3%, respectivamente, el saldo neto de rentas de la propiedad recibidas se redujo un 1,4%. Por su parte, el pago de impuestos directos creció un 7,2%, un ritmo desconocido desde 2007.

Como viene sucediendo desde 2014, el pasado año el gasto en consumo final de los hogares (en términos nominales) creció por encima de su RBD, y lo hizo, además, al mayor ritmo de la última década (+4,2%). Lo anterior explica que el ahorro cayera con fuerza, un 24,2% hasta 40.927 millones de euros, el 5,7% de la RBD: esta tasa es dos puntos inferior a la del cierre de 2016 y la más baja de la serie, que arranca en 1999.

Dicho ahorro, descontado el saldo negativo de las transferencias netas de capital recibidas (-1.574 millones de euros), fue insuficiente para financiar la inversión de los hogares, que aumentó un 18,5%, tres veces más que en 2016, hasta 42.416 millones. En consecuencia, los hogares generaron el pasado año necesidad de financiación, algo que no sucedía desde 2008: 3.063 millones de euros (-0,3% del PIB), en contraste con la capacidad del año anterior (17.544 millones, equivalentes al 1,6% del PIB).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal