Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / La economía mantiene su velocidad de crucero

Publicado el 31/10/2018

Descargar documento completopdf

Por tercer trimestre, el PIB crece en el 3T18 un 0,6% trimestral, con lo que el actual ciclo expansivo, iniciado hace cinco años, ha alcanzado su madurez, en un momento en que nuestros socios europeos se debilitan. Como en trimestres anteriores, el dinamismo de la economía vuelve a apoyarse en el vigor de la demanda interna, gracias al vigor del empleo y el repunte de las remuneraciones, y con un reequilibrio entre consumo e inversión. Por su parte, la demanda externa resta, de nuevo, crecimiento, en un contexto de deterioro del comercio mundial; destaca el comportamiento negativo del turismo, derivado, principalmente, del menor empuje de las principales economías europeas. No obstante, habrá que estar atentos al impacto que, sobre la competitividad, tendrá la evolución alcista de los costes laborales.  

El crecimiento interanual del PIB[1] se mantiene en el 2,5%, en contraste con la intensa ralentización de nuestros socios de la UEM, medio punto hasta el 1,7%. En consecuencia, el diferencial favorable a España (ocho décimas) se amplía hasta máximos en año y medio.

Del análisis por componentes de las tasas trimestrales, se desprende, en primer lugar, una corrección de consumo e inversión, tras los datos "anómalos" del trimestre anterior: en el caso del gasto de los hogares, se pasa de un ritmo excepcionalmente bajo (+0,1%) a otro más acorde con los registros anteriores (+0,6%); en el caso de la formación bruta de capital fijo (FBKF) ocurre lo contrario, al pasar del 3,5% al 1%. En segundo lugar, también hay que destacar la abrupta corrección que se observa en los intercambios con el exterior, tanto en importaciones (-1,2% vs +1% en el 2T18) como, sobre todo, en exportaciones (-1,8% vs +0,2%).

En términos interanuales, la demanda interna aporta 3 puntos al crecimiento del PIB, tres décimas menos que en el trimestre anterior y la menor contribución desde el 2T17. Ello es debido a la desaceleración de sus dos componentes, tanto consumo como, sobre todo, inversión.

•·        El gasto en consumo crece un 2,1% (+2,2% anterior): el repunte (dos décimas hasta el 2,1%) del gasto de las AA.PP. fue ampliamente contrarrestado por el freno del de los hogares, que también crece un 2,1%, dos décimas menos que en el 2T18 y el menor avance en cuatro años. Pese a que el gasto de las familias (en términos reales) se está viendo afectado por el repunte de la inflación, lo cierto es que el elevado dinamismo del gasto interior en bienes duraderos, que desde mediados de 2013 crece muy por encima del resto (+8,5% vs +1,2% en julio-septiembre) es una muestra de que aún no se ha agotado la demanda embalsada durante la crisis; además, este gasto representa el 7,5% del gasto en consumo total, el porcentaje más alto de la serie, que arranca en 1995.

•·        Tras la fuerte aceleración del trimestre anterior (casi cuatro puntos hasta el 7,7%, el mayor ritmo desde finales de 2015), la FBKF amortigua su empuje y crece un 6,3%, fruto del debilitamiento de sus dos componentes: en el caso de la construcción se desacelera 1,3 puntos hasta el 5,7%, siendo el segmento residencial el más dinámico (+6,5% vs +4,8% el resto); en el caso de los bienes de equipo, se modera tras el excelente registro de abril-junio (+9,5% vs +11,1%).

En cuanto a la demanda externa, detrae crecimiento por tercer trimestre consecutivo, 0,5 puntos (0,8 puntos en el 2T18), como consecuencia, básicamente, del deterioro de las exportaciones, que apenas crecen un 0,4%, el menor avance desde mediados de 2012, lastradas por las ventas, tanto de bienes como, en especial, de servicios (+0,9% y -0,7%, respectivamente, los peores datos en seis y cinco años). Las importaciones, por su parte, también se ralentizan y crecen al menor ritmo en dos años (+2%): las compras de servicios siguen creciendo por encima de las de bienes (+5,2% vs +1,3%), aunque ambas se desaceleran más de tres puntos.

Por el lado de la oferta, sólo retrocede el VAB de la agricultura (-0,6%), mientras que, entre el resto, contrasta el intenso freno de la industria (+1,3%, la mitad que el trimestre anterior y la tasa más baja desde el 1T14), por el menor vigor de las ramas manufactureras, con la aceleración de la construcción (una décima hasta el 7,2%) y los servicios (tres décimas hasta el 2,6%), impulsados, sobre todo, por el repunte de las actividades profesionales y, en menor medida, las relacionadas con el comercio, la hostelería y el transporte, las financieras e inmobiliarias.

Por lo que respecta al empleo, en el último año se han creado casi 451.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo (PTETC), lo que supone un avance interanual del 2,5% interanual, idéntica tasa a la del trimestre precedente; el total de ocupados se aproxima a 18,5 millones, máximo desde mediados de 2009. Por sectores, únicamente el agrario destruye empleo en el último año, mientras que el 76% del empleo creado se sitúa en el terciario (+346.000 PTETC y +2,5% vs +2,2% anterior), si bien es la construcción la que registra la tasa de aumento más alta (+8,7%, un ritmo desconocido desde 2000).

Como resultado de la evolución del empleo y del PIB, la productividad aparente por PTETC permanece estancada por segundo trimestre. Por su parte, teniendo en cuenta que el número de horas efectivamente trabajadas se ralentizó levemente (+2,9% vs +3% anterior), la productividad por hora se mantiene en tasas negativas (-0,4%).

En cuanto a la remuneración por asalariado prolonga la senda de aceleración y crece un 1,1% interanual, cuatro décimas por encima del trimestre anterior y la tasa más alta desde el 1T15. Esto, junto con la evolución de la productividad antes comentado, conduce a un nuevo repunte del coste laboral unitario (CLU), que también crece un 1,1%, medio punto más que en el 2T18.

Por último, el aumento del PIB nominal se acelera dos décimas hasta el 3,5% interanual, fruto del repunte de la misma cuantía del deflactor implícito del PIB hasta el 1%.


[1] Se trata de un dato provisional, elaborado con la información disponible hasta el momento, que será actualizado el próximo 28 de diciembre con toda la información disponible entonces, en especial la Balanza de Pagos trimestral y las Cuentas Trimestrales no Financieras de las AA.PP.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal