Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

España / La deuda de la economía, en mínimos de seis años

Publicado el 16/01/2018

Descargar documento completopdf

La economía española prolongó en el 3T17 su desapalancamiento, iniciado hace tres años. El endeudamiento global se redujo 4,5 puntos hasta mínimos desde el 3T11 (288,7% del PIB), gracias a la corrección de la deuda privada, que retoma los niveles de 2005 (159,9% del PIB), y, en menor medida, de la pública, que, se encuentra en mínimos de cuatro años (128,8% del PIB), si bien supera ampliamente los niveles anteriores al estallido de la crisis (39,5%).

En el caso de los hogares, su deuda se redujo 1,4 puntos hasta el 61,8% del PIB, la más baja en 13 años. La fuerte desinversión neta en activos financieros, sobre todo en depósitos a plazo, junto con la devaluación de dichos activos, en especial las acciones, provocó que su riqueza neta registrase la caída más intensa en año y medio (-1,4% trimestral hasta 1,33 billones de euros). Por lo que respecta a las empresas, su deuda cayó casi dos puntos hasta el 98,1% del PIB, nivel similar al existente en 2005: este avance en el desapalancamiento empresarial es compatible con el aumento, tanto de la contratación de pasivos como de la inversión en activos.

La deuda total de la economía española[1] en términos de PIB se redujo en el 3T17 4,5 puntos hasta mínimos desde mediados de 2011 (288,7%). Por su parte, la deuda en volumen se redujo por primera vez en lo que va de año, un 0,6% trimestral hasta cerca de 3,32 billones de euros.

 

La fuerte corrección del endeudamiento total se explica por el comportamiento de la deuda del sector privado, que registró la mayor contracción en año y medio, un 1,1% hasta 1,84 billones de euros (159,9% del PIB, 3,3 puntos menos que el trimestre anterior y el porcentaje más bajo desde el arranque de 2005). Este notable ajuste compensó ampliamente el ligerísimo aumento de la deuda de las AA.PP., apenas un 0,05%, el ritmo más bajo desde el cierre de 2016, hasta 1,48 billones de euros[2], si bien en términos de PIB se redujo 1,2 puntos hasta el 128,8% del PIB, mínimo en cuatro años. De este modo, la deuda privada acumula una caída desde máximos del 21,6% (58 puntos de PIB), en contraste con el intenso aumento de la pública desde mínimos: un 242,3%, o lo que es lo mismo, 89,3 puntos más de PIB.

La deuda de las familias vuelve a niveles de 2004

La deuda de los hogares retomó la senda descendente quebrada el trimestre anterior y se redujo un 1,2% trimestral, la mayor caída del último año, hasta 711.548 millones de euros, equivalente al 61,8% del PIB, 1,4 puntos menos que el trimestre anterior: hay que retroceder hasta el 3T04 para encontrar un porcentaje menor. Respecto al mismo periodo de 2016, el descenso se amortigua tres décimas hasta el 1,2% (-22,1% desde máximos).

En términos de la RBD, la deuda de las familias cae a mínimos desde 2005 (100,3% vs 101,7% anterior).

Respecto a los flujos financieros de los hogares, la adquisición neta de activos financieros entre julio y septiembre del pasado año fue negativa, como viene sucediendo desde 2007 en dicho periodo: -15.850 millones de euros. Esta desinversión afectó, sobre todo, a depósitos a plazo (-10.916 millones) y, en menor medida, acciones cotizadas (-5.321 millones); en cambio, aumentaron los depósitos transferibles y las participaciones en fondos de inversión (+5.684 millones y +3.777 millones, respectivamente).

Si a dicha desinversión se añade la devaluación sufrida por los activos en el periodo (-9.774 millones de euros), derivada, básicamente, del menor valor de acciones y participaciones en fondos de inversión, se obtiene una caída del saldo total de activos financieros del 1,2%, algo que no sucedía desde el 1T16, hasta 2,11 billones de euros. En todo caso, esta cifra es un 2,8% superior a la de un año antes.  

En cuanto a la riqueza financiera neta de los hogares, también se redujo, por primera vez en cinco trimestres, un 1,4% trimestral (+4,3% interanual) hasta un total de 1,33 billones de euros, el 187,7% de la RBD (3,2 puntos menos que en el trimestre anterior).  

Las empresas siguen reduciendo los préstamos con instituciones financieras

La deuda de las empresas no financieras se redujo en el 3T17 un 1% trimestral (-1,8% interanual) hasta cerca de 1,13 billones de euros, el 98,1% del PIB, dos puntos menos que el trimestre anterior y el nivel más bajo en 12 años. El ajuste acumulado desde máximos es del 21,3%.

Como ya sucedió en el trimestre precedente, el descenso del saldo de la deuda fue compatible con un aumento de los pasivos netos contratados; en concreto, crecieron en 1.006 millones de euros, cifra ligeramente superior a la del 3T16 (935 millones), fundamentalmente valores representativos de deuda (2.332 millones) y cuentas pendientes de pago (3.866 millones).  

Por lo que respecta a la contratación de préstamos de instituciones financieras, fue negativa (-5.814 millones de euros), mientras que su saldo se contrajo un 1,6% trimestral hasta un total de 570.420 millones de euros, el 50,6% de la deuda total de las empresas, el porcentaje más bajo de la serie y que contrasta con el de 2008, cuando superaba el 68%.

Por su parte, la adquisición neta de activos financieros en el trimestre fue positiva (8.420 millones de euros vs 8.071 millones en el mismo periodo de 2016), como consecuencia de los mayores depósitos transferibles (4.331 millones) y acciones no cotizadas (3.506 millones).

Esta adquisición neta de activos fue ampliamente contrarrestada por la notable pérdida de valor de los mismos en el trimestre (-33.942 millones de euros). En consecuencia, el saldo total de los activos financieros de las empresas cayó por segundo trimestre consecutivo, un 1,1% trimestral hasta situarse ligeramente por debajo de los 2,3 billones de euros.


[1] Sin incluir instituciones financieras.

[2] Este concepto de endeudamiento es más amplio que el que tiene en cuenta la CE en términos del Protocolo de Déficit Excesivo (PDE): este último, que cerró el trimestre en el 98,7% del PIB, incluye las obligaciones brutas de las AA.PP. en efectivo y depósitos, títulos representativos de deuda (computados por su valor nominal y no por su valor de mercado) y préstamos, excepto los pasivos emitidos por Administraciones en manos de otras Administraciones; descontados dichos pasivos entre Administraciones, la deuda de las AA.PP. se reduce al 109,6% del PIB.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal