Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

España / La crisis sanitaria impacta de lleno en el mercado laboral

Publicado el 02/04/2020

Descargar documento completopdf

Los datos del mercado laboral de marzo son los primeros que muestran el impacto real de la crisis del Covid-19 sobre la economía española y han sido muy negativos, tal y como esperábamos. Se han destruido 898.000 empleos desde el 12 de marzo, a lo que hay que añadir unas 620.000 personas afectadas por ERTEs. Dentro de una elevada heterogeneidad por actividades, las mayores caídas de la afiliación se han producido en construcción, hostelería y ocio, mientras que, por tipo de contrato se han visto afectados en mayor proporción los temporales (613.000 frente a 223.353 indefinidos).  

El panorama a corto plazo no es halagüeño: el número de ERTEs será superior en abril; la duda es qué ocurrirá con estos trabajadores cuando comience a recuperarse la actividad. Ello dependerá del ritmo de normalización de los sectores afectados, algo que parece difícil a corto plazo, especialmente en las actividades relacionadas con el turismo.

Pésimos datos del mercado laboral

El empleo se redujo en 243.469 afiliados medios (-1,3% mensual), lo que supone el peor registro en un mes de marzo de la serie (+155.104 en mar-19), mientras que el volumen total(19,01 millones) cae a mínimos desde feb-19. No obstante, los datos medios mensuales no muestran la gravedad de la situación, ya que la crisis estalló con toda su crudeza (declaración del estado de alarma) a mitad de mes, de modo que los datos de fin de mes reflejan mejor lo sucedido: la caída de afiliación es histórica, casi 834.000 afiliados. Esto supone, aproximadamente, la misma caída que se acumuló entre octubre de 2008 y febrero de 2009 y nos sitúa en niveles de 2017; es decir, en 15 días se ha producido un retroceso de 3 años en términos de empleo.   

Por su parte, el paro registrado también anota registros históricamente negativos: se incrementa en 302.265 personas (+9,3% mensual), el mayor aumento de la serie (-33.956 hace un año). Hay que tener en cuenta que estas cifras no recogen plenamente el impacto del Covid-19 en el mercado laboral, ya que las personas afectadas por ERTEs no contabilizan como parados registrados; sí son demandantes de empleo no ocupados (DENOs), ya que deben estar inscritos como demandantes para recibir la prestación por desempleo: esto explica una caída de la afiliación no correspondida con un aumento del paro. El Servicio Público de Empleo (SEPE) ya ha gestionado 620.000 prestaciones por ERTEs, aunque la cifra total, incluyendo los expedientes pendientes, podría rondar el millón y medio.

Como se observa en los gráficos anteriores, el comportamiento del mercado laboral tuvo dos fases a lo largo del mes: la evolución de la afiliación era relativamente positiva hasta el día 11, con más altas que bajas, de modo que se crearon 65.000 empleos (+1%), alcanzando el máximo con 19,34 millones de afiliados, y a partir de ese momento hasta final de mes se destruyeron 898.000 empleos (-3%): destaca negativamente el día 16 de marzo, con unas bajas de 310.703 afiliados, la mayor cifra de la historia, y una destrucción de empleo de 178.569; desde entonces el ajuste se modera, tal vez a raíz de la flexibilización introducida en los ERTEs.

Por actividades, se aprecia una elevada heterogeneidad en la evolución del empleo. Sólo las actividades sanitarias y servicios sociales aumentan la afiliación desde el pasado 12 de marzo: apenas un 0,4% (+7.000 empleos). Por el lado negativo, la mayor caída de la afiliación se ha producido en construcción -y ello a pesar de que el parón en este sector se produjo más tarde-, con un descenso del 17,1%, lo que supone la pérdida de casi 152.000 empleos. Por detrás en términos relativos se sitúa hostelería (-14,3% y -181.148 afiliados).

Por Regímenes, el mayor deterioro corresponde al General, con una caída del 5,6% en la segunda mitad del mes (desde el día 12), lo que representa una destrucción de 836.600 empleos, el 93% del total. Por su parte, en el Régimen Especial de Autónomos el descenso es de poco más del 1% (-40.877 afiliados).

Variación de afiliados por Regímenes desde el 12 de marzo

En términos desestacionalizados la afiliación media se reduce en 415.800 personas, que, obviamente, también es el peor registro de la serie; en consecuencia, los resultados agregados del 1T20 son muy negativos: arrojan una destrucción de empleo del 0,4% trimestral (+0,3% anterior), lo que supone, además, la primera caída desde el 2T13. En cuanto al paro registrado, el aumento corregido de efectos estacionales también es el más intenso de la serie (+311.037 parados), de modo que la subida media en el 1T20 se dispara hasta 101.825 (+10.062 en octubre-diciembre de 2019).

La tasa interanual de la afiliación se sitúa en negativo en marzo por primera vez desde el cierre de 2013: -0,2%, equivalente a 36.816 afiliados menos en el último año. En el caso del paro registrado, la variación anual pasa a ser positiva, algo que no sucedía desde sep-13: +9%, lo que supone 293.228 parados más en los últimos 12 meses hasta rozar los 3,55 millones, la cifra más alta de los últimos tres años.

La ratio afiliados ocupados/pensionista se reduce una décima en marzo hasta 2,07, la más baja en tres años y muy por debajo de las ratios de dic-19 (2,16) y de mar-19 (2,17). La reducción de esta ratio podría haber sido mayor, de no ser por la intensa caída del número de pensionistas en el mes: 8.377 pensionistas menos, el primer retroceso en 10 meses y el más intenso en cinco años. Esto podría explicarse por el elevado número de fallecidos que está provocando el Covid-19, la mayor parte personas de elevada edad.

La contratación también se desploma

El número de contratos firmados en marzo se reduce un 26,5% interanual hasta casi 1,26 millones, 453.338 menos que en mar-19 y la cifra más baja en dicho mes desde 2013. El 11,6% de los contratos fueron indefinidos, el mayor porcentaje en año y medio, si bien retroceden un 19,1%, mientras que los temporales caen con mayor intensidad (-27,4%).

En cuanto a los beneficiarios de prestaciones por desempleo, el pasado mes de febrero registraron un descenso de 45.202, el primero en cinco meses, hasta poco más de dos millones (+5,5% interanual). Los gastos totales en prestaciones ascienden a 1.811 millones de euros, un 13,2% más que el año anterior, mientras que el gasto medio mensual por beneficiario, excluidos los subsidios agrarios de Andalucía y Extremadura, crece un 7,2% hasta poco más de 926 euros.

Por último, el número de parados sin prestación aumentó en 37.396 personas hasta 1,24 millones, el 38,3% del total; respecto al mismo mes de 2019 esto supone un descenso del 10,6%.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal