Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / La crisis sanitaria golpea de lleno a la industria

Publicado el 08/05/2020

Descargar documento completopdf

Si bien las medidas de contención del Covid-19 inciden principalmente en el sector servicios, la industria también se ha visto afectada: inicialmente por el shock de oferta y problemas de suministro en las cadenas de valor por el confinamiento de China, y posteriormente por la declaración del estado de alarma y el cierre de actividades. A pesar de que dichas medidas incidieron sólo 15 días del mes, la producción industrial experimentó en marzo un deterioro extraordinario, con un descenso del 12,2% interanual: hay que retroceder hasta 2009 para encontrar un registro peor. Dentro de un deterioro generalizado por actividades, destacan negativamente textil, muebles, material de transporte y vehículos de motor.

Y todo apunta a que el dato de abril será peor: el PMI manufacturero de dicho mes se sitúa en mínimos desde finales de 2008 (30,8), tras registrar el mayor retroceso de la serie (casi 15 puntos). Si bien a finales de abril o principios de mayo se ha reanudado la actividad en gran parte de la industria, todavía persisten limitaciones para alcanzar una plena utilización de la capacidad productiva.

El IPI cayó con inusitada intensidad en marzo, un 12,2% interanual, el mayor retroceso desde sep-09. Tras este pésimo dato, el balance del 1T20 es el más negativo desde el cierre de 2012 (-5,4% vs 0,4% en el 4T19). El brusco deterioro del IPI en enero-marzo respecto al último trimestre de 2019 se explica por un empeoramiento casi generalizado por actividades, destacando suministro de electricidad y gas, productos metálicos y, sobre todo, vehículos de motor. Por el lado positivo, sólo mejoran levemente papel, productos farmacéuticos, artes gráficas y refino de petróleo.

       

Todos los componentes empeoran en marzo respecto al mes anterior, salvo el de bienes energéticos, que amortigua la senda contractiva en que se haya inmerso (-2,2%). Por su parte, caen notablemente los bienes de consumo duradero (-27,1%) y de equipo (-26,3%): en ambos casos se trata de las mayores caídas en 11 años. Más moderados son los retrocesos de los bienes intermedios y de consumo no duradero, un 12,1% y un 3%, respectivamente.   

Sólo cuatro actividades anotan tasas positivas en el 1T20: distribución de agua, material y equipo eléctrico, productos informáticos y, especialmente, farmacia, con un crecimiento del 7,3% interanual. Por el lado negativo, seis actividades registran caídas de dos dígitos, destacando, en especial, madera y material de transporte; mientras, las que más contribuyen al descenso acumulado del IPI (-5,4%) son suministro de electricidad y gas y fabricación de vehículos de motor, que restan casi un punto porcentual cada una de ellas.

Por último, a nivel regional, salvo en Murcia, Galicia, Canarias y Navarra, donde se estanca, el IPI retrocede en todas las Comunidades en el 1T20, con tasas de dos dígitos en Andalucía y Baleares.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal