Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / La crisis sanitaria comienza a afectar a la industria

Publicado el 03/04/2020

Descargar documento completopdf

El notable enfriamiento de la economía mundial y la paralización de la actividad, a raíz de las perturbaciones generalizadas en las cadenas de suministro, se deja sentir en la industria. Por un lado, la producción (IPI) prolonga en febrero la senda contractiva del arranque del año (-1,3% interanual), lastrada, sobre todo, por las ramas energéticas. Por otro lado, el PMI (índice de gestores de compras) del sector manufacturero cayó en marzo a mínimos de casi siete años (45,7), tras anotar el mayor retroceso desde 2008 (4,7 puntos), fruto del fuerte deterioro de todos sus componentes: la producción y los pedidos, tanto nacionales como internacionales, anotan la mayor caída desde 2012, los plazos medios de entrega de proveedores sufren un deterioro histórico, las exportaciones caen al mayor ritmo en más de una década, la confianza se desploma a su nivel mínimo y las plantillas acusan el mayor descenso desde nov-13.  

El IPI cayó en febrero, por segundo mes consecutivo, un 1,3% interanual, acumulando un descenso en el acumulado de los dos primeros meses del año del 1,8%, lo que apuntaría al peor trimestre desde finales de 2018 (+0,5% en el 4T19). Este fuerte deterioro respecto al último trimestre de 2019 se explica, fundamentalmente, por el peor comportamiento de maquinaria y equipo, productos metálicos y, sobre todo, suministro de electricidad y gas, en contraste con la mejoría de material y equipo eléctrico.

   

Por componentes, todos se encuentran en terreno negativo en febrero, destacando, especialmente, los bienes energéticos (-4,1% interanual, quinta caída consecutiva) y los de consumo, que caen por segundo mes (-1,4%), arrastrados por los no duraderos (-1,2%, frente al estancamiento de los duraderos). Por su parte, los descensos de bienes de equipo e intermedios son más modestos (-0,7% y -0,2%, respectivamente).

Por actividades, las que acumulan un mayor retroceso en enero-febrero, más de un 9% interanual, son material de transporte y madera y corcho; sin embargo, la que tiene una mayor contribución negativa a la tasa de variación del IPI es suministro de electricidad y gas, muy por delante de material de transporte. Por el lado positivo, destacan productos farmacéuticos (+9,4%) y material y equipo eléctrico (+13,3%), que son, precisamente, las que mayor aportación positiva tienen a la tasa general del IPI.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal