Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / La capacidad de financiación se recupera

Publicado el 01/10/2019

Descargar documento completopdf

Con la fuerte mejoría registrada en el segundo trimestre del año, la posición financiera de la economía frente al exterior quiebra la senda de deterioro que se venía observando en los últimos dos años. La ampliación de la capacidad de financiación permite seguir corrigiendo el elevado endeudamiento, un factor fundamental para lograr un crecimiento sostenible en el medio plazo.

La economía española generó en el segundo trimestre del año capacidad de financiación por valor de 11.602 millones de euros (3,7% del PIB trimestral), un 18,9% más que hace un año y el segundo mejor dato en dicho periodo de toda la serie, sólo por detrás del de 2016. En términos acumulados de los últimos cuatro trimestres, la capacidad de financiación se sitúa en 27.363 millones (2,2% del PIB vs 2,1% anterior)[1].

El aumento de la capacidad de financiación de la economía en abril-junio se debió al incremento del ahorro (dos décimas hasta el 22,5% del PIB, el porcentaje más alto desde 2005), mientras que la inversión también creció, pero algo por debajo (menos de una décima hasta el 20,7%, que es el máximo desde mediados de 2011). Por agentes, la fuerte mejoría de la posición financiera de los hogares fue parcialmente contrarrestada por el deterioro observado en el caso de las AA.PP. y las empresas.

Tras la ampliación del déficit de las AA.PP. en el trimestre (-22.522 millones de euros vs -19.048 millones hace un año), el saldo negativo en términos anuales se sitúa en máximos desde finales de 2017: 34.591 millones, cantidad equivalente al 2,8% del PIB, tres décimas más que en 2018 y ocho por encima del objetivo fijado para todo el año en el Programa de Estabilidad. En el 2T19 el gasto en consumo prolonga la senda de aceleración iniciada hace un año y crece un 5,2% interanual, el mayor ritmo desde 2013. Por el lado de los ingresos, contrasta el debilitamiento de la recaudación de impuestos indirectos (-0,6%) con el repunte de los directos (+7,7% vs -0,9% anterior); por su parte, en sintonía con el crecimiento de la masa salarial, las cotizaciones sociales netas siguen creciendo a buen ritmo, aunque ligeramente por debajo del trimestre anterior (+7,7%, seis décimas menos). El resultado es que, como viene siendo habitual desde 2008 en los segundos trimestres, el sector público registra ahorro negativo (desahorro) por valor de -16.283 millones de euros (-12.670 millones en el 2T18). Por su parte, la inversión se reduce un 4,2%, la primera caída desde el 4T16.

En el caso de las empresas, generaron una elevada necesidad de financiación en el trimestre: 6.707 millones de euros, casi nueve veces más que un año antes (-778 millones) y el peor registro en un segundo trimestre desde 2008. Por su parte, aunque en términos anuales siguen generando capacidad de financiación, ésta cae a mínimos de la última década: 16.788 millones (1,4% del PIB vs 2,2% al cierre de 2018). En abril-junio la renta disponible del sector empresarial cae un 2,8%, el tercer descenso en el último año: si bien el excedente bruto de explotación crece un 2,6%, la mayor subida desde finales de 2016, las rentas netas de la propiedad a cobrar retroceden con fuerza (-14,5%) y el pago de impuestos aumenta un 10,5%. La renta resultante, más las transferencias netas de capital recibidas, fue insuficiente para financiar la inversión, que, además, sigue creciendo a tasas de dos dígitos (+10,3%).

Las familias registran datos históricos de ahorro y capacidad de financiación

La renta bruta disponible (RBD) de las familias acelera su ritmo de avance 1,6 puntos en el 2T19 hasta el 5,8%, el más intenso desde 2008, gracias al fuerte crecimiento que vienen registrando la remuneración de asalariados (+5,2%), así como las prestaciones sociales y las rentas netas de la propiedad recibidas (+9,2% y +9,5%, respectivamente). Por el contrario, se acelera el pago de impuestos directos (+6,9% vs +1,6%) y se desploman las transferencias corrientes netas a cobrar (-42,6%).

Por lo que respecta al gasto nominal en consumo final de los hogares, crece un 2,1%, el menor avance desde el cierre de 2014. Como resultado de la evolución de renta y consumo, el ahorro crece un 25,3%, el mayor aumento desde 2015, hasta 41.984 millones de euros, máximo histórico en un segundo trimestre. En términos anuales el ahorro se sitúa en el 7,2% de la RBD, la cifra más alta en tres años.

Si al ahorro le restamos el saldo ligeramente negativo de las transferencias netas de capital recibidas (-710 millones de euros), la cantidad resultante fue más que suficiente para financiar la inversión de los hogares (8.270 millones). Por tanto, los hogares anotan en el 2T19 capacidad de financiación por importe de 33.004 millones, un 37,5% superior a la del año anterior y que también es la cifra más elevada de toda la serie en un segundo trimestre. Mientras, en términos acumulados de cuatro trimestres la capacidad de financiación se sitúa en 11.399 millones de euros, la más alta desde el 4T16 y que equivale al 0,9% del PIB (al cierre de 2018 apenas fue del 0,03%).


[1] Hay que tener en cuenta que la serie completa de las Cuentas No Financieras, que arranca en 1999, se ha actualizado con el fin de hacerla consistente con la revisión de la Contabilidad Nacional de España (CNE), publicada el pasado 16 de septiembre. El impacto de dicha actualización sobre el saldo financiero de la economía ha sido, en general, positivo, especialmente en los últimos años: en 2018 la capacidad de financiación generada es del 2,4% del PIB, un punto más que con la serie anterior, gracias a la mejor posición financiera de los hogares, que presentan equilibrio, frente a una necesidad del 1,2% del PIB anterior.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal