Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / Excelente balance del mercado laboral en 2018

Publicado el 29/01/2019

Descargar documento completopdf

El mercado laboral sorprende positivamente, creando empleo de forma acelerada en el tramo final de 2018, en un contexto en que la actividad pierde dinamismo. En este sentido, el pasado ejercicio cerró con más de 566.000 nuevos ocupados (+3%, frente al aumento del 2,4% que estimamos para el PIB en el 4T18). Esta cifra, que supone la mayor creación de empleo desde 2006, se apoya en el vigor de la construcción y los servicios, sobre todo educación y actividades administrativas, en contraste con la pérdida de ocupados en la industria: esta evolución sectorial del empleo puede explicar el débil comportamiento de la productividad.

En cuanto al paro, también mejoró de forma intensa en 2018 (-462.400 parados), aunque algo menos que los años anteriores, debido al fuerte aumento de los activos. En todo caso, la tasa de actividad sigue siendo muy reducida (está en mínimos de 13 años), lo que constituye uno de los principales hándicaps para mejorar el potencial de crecimiento de la economía.

Aunque las cifras actuales de ocupación y desempleo son las mejores de la última década, todavía están lejos de los niveles pre-crisis: por un lado, faltan cerca de 1,2 millones de empleos; por otro, hay 1,5 millones más de parados.

La creación de empleo se acelera

En el 4T18 el número de ocupados aumentó en 36.600 personas (+0,2% trimestral), lo que supone el mejor dato en un cuarto trimestre desde 2015 (-50.800 en el 4T17); de este modo, el empleo total se situó en 19,56 millones, máximo desde el cierre de 2008. Por su parte, en términos desestacionalizados el ritmo se aceleró tres décimas hasta el 0,9%.

Por sectores, en el tramo final de 2018 la creación de empleo en agricultura y construcción (+57.200 y +39.800, respectivamente) contrarrestó la destrucción en industria (-17.400) y, sobre todo, servicios
(-43.000). Por su parte, los nuevos ocupados fueron mayormente (i) asalariados (+20.000 vs +18.100 los trabajadores por cuenta propia), (ii) indefinidos (+108.500 vs -88.500 los temporales), de modo que la tasa de temporalidad cayó seis décimas hasta el 26,9%, si bien supera en dos décimas la de un año antes (es el peor cierre de ejercicio desde 2008), y (iii) a tiempo parcial (+181.000 vs -144.400 los ocupados a tiempo completo).

En tasa interanual, la ocupación concluyó 2018 con un aumento del 3% (566.200 ocupados más). El incremento fue generalizado por sectores, exceptuando en la industria, donde se registró un leve descenso
(-0,1%), el primero desde 2013. En el resto de actividades el ritmo superó el del año anterior, destacando, especialmente, la construcción, con un avance del 11,9%, el doble que en 2017 y el mejor cierre desde 1999. En el caso de los servicios, la tasa fue algo menor (+3%).

El paro se acerca a los niveles de 2008

El paro se redujo en octubre-diciembre de 2018 en 21.700 personas (-0,7% trimestral), en contraste con el registro del año anterior en el mismo periodo (+34.900). El volumen total de paro supera ligeramente los 3,3 millones, la cifra más baja desde 2008 y que equivale al 14,4% de la población activa, dos décimas menos que en el trimestre anterior y 2,1 puntos por debajo del cierre de 2017.

En términos interanuales, la caída del paro se acelera 1,4 puntos hasta el 12,3% (462.400 parados menos), el mayor retroceso al cierre de un ejercicio desde 2015.

Por otro lado, el pasado año se situaron en mínimos de la última década (i) la tasa de paro juvenil -menores de 25 años- (33,5%), (ii) los parados de larga duración -perdieron su empleo hace más de un año- (1,33 millones), y (iii) el número de hogares con todos sus miembros activos en paro (poco más de un millón).

Menos positiva es la tasa de actividad, en mínimos de 13 años

Por tercer trimestre consecutivo, la población activa aumentó en el 4T18 en 14.900 personas (+0,1% trimestral), lo que impidió que la caída del paro en dicho periodo fuera mayor. Se incorporaron al mercado laboral mujeres (+59.600 vs -44.800 los hombres) y extranjeros (+73.600 vs -58.800 los nacionales). En el conjunto de 2018 los activos crecieron un 0,5% interanual (+103.800), el mayor aumento desde 2010, sobre todo hombres (+67.400) y extranjeros (+105.600).

En cuanto a la tasa de actividad, concluyó el año en el 58,6%, por debajo, tanto del 3T18 (una décima) como del 4T17 (dos décimas): se trata del peor cierre de ejercicio desde 2005.  

El buen tono del empleo se extiende a todas las regiones

El pasado año todas las regiones crearon empleo, algo que no sucedía desde 2007. Las más dinámicas fueron las Comunidades insulares (+6,9% Baleares y +4,8% Canarias); además, Baleares es la que registra una aceleración más intensa (más de cinco puntos) respecto al año anterior. En el extremo opuesto, la ocupación apenas aumenta un 0,6% en Asturias, si bien mejora sensiblemente el registro de 2017 (-1,4%); en cambio, se ralentiza notablemente el ritmo en Cataluña y Comunidad Valenciana.

Por lo que respecta al paro, en 2018 sólo aumentó en Navarra (+5,7%); en el extremo opuesto se situaron Galicia y las dos Castillas, con retrocesos superiores al 18%, y, sobre todo, Cantabria (-30,1%). En cuanto a la tasa de paro, Canarias, Andalucía y Extremadura superan el 20% de la población activa, mientras que Navarra, Cantabria y País Vasco no llegan al 10%.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal