Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

España / Electricidad y turismo elevan la inflación

Publicado el 13/03/2018

Descargar documento completopdf

Los precios de la electricidad subieron en febrero y tuvieron el efecto contrario al del mes anterior sobre la inflación, que repuntó cinco décimas y volvió a la tasa de cierre de 2017 (1,1%). A este resultado también han contribuido, aunque con menor intensidad, algunos servicios, sobre todo turismo y hostelería, bienes industriales (artículos de uso personal) y alimentos elaborados (bebidas), en contraste con la moderación de la inflación de los alimentos frescos.

La tasa subyacente anota un aumento de tres décimas hasta el 1,1%, máximo en cinco meses. Por su parte, la subida de la inflación en España contrasta con una leve caída en la UEM, de modo que el diferencial es nulo (-0,6 puntos anterior).

Nuestras previsiones de inflación apuntan a una senda ascendente hasta los meses de verano, para posteriormente moderarse y cerrar el año en torno al 1,7%, tasa que coincide con la media anual. 

La inflación de los productos energéticos volvió a tasas positivas en febrero (1,4% vs -1,7% anterior), fruto de la subida de los precios de la electricidad, en contraste con la caída de hace un año, lo que se trasladó a los precios asociados a la vivienda (1,4% vs -2%). El repunte de la electricidad fue parcialmente compensado por el abaratamiento de los carburantes, frente a la estabilización de feb-17: esto repercutió en los precios del transporte (1,1% vs 1,8% en enero).

La ralentización de la inflación del transporte fue ampliamente contrarrestada por el comportamiento alcista de otros servicios, especialmente turismo y hostelería, impulsados por el mayor encarecimiento este año de los paquetes turísticos, y comunicaciones, debido, como ya sucedió el mes anterior, a la subida de las tarifas de los paquetes de telefonía. Como resultado, la inflación de los servicios repuntó cuatro décimas hasta el 1,7%, la más alta desde sep-17.

Los bienes industriales no energéticos también contribuyeron, aunque en menor medida, al repunte de la inflación en febrero: su tasa interanual fue nula, dos décimas más que en enero. A esta evolución contribuyeron, básicamente, los artículos y productos para el cuidado personal y, en mucha menor cuantía, objetos recreativos y artículos no duraderos para el hogar.

La alimentación fue el único grupo que tuvo un comportamiento desinflacionista en febrero: su tasa se redujo, por cuarto mes consecutivo, tres décimas hasta el 1%, mínimo desde el pasado verano. Por componentes, contrasta la contención de los alimentos frescos (0,3% vs 1,6% en enero), gracias a la evolución de pescado y, sobre todo, legumbres y hortalizas, con el repunte de los alimentos elaborados (tres décimas hasta el 1,4%, la tasa más alta en dos años), debido, principalmente, al encarecimiento de agua mineral, refrescos, zumos y bebidas alcohólicas.  

Por último, la inflación armonizada (IPCA) también aumentó medio punto, hasta el 1,2%. Dado que este dato coincide con la inflación media (todavía provisional) de la UEM, el diferencial con nuestros socios es nulo (-0,6 anterior).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal