Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / El turismo sufre un serio revés

Publicado el 29/05/2020

Descargar documento completopdf

La crisis del Covid-19 ha impactado de lleno en los intercambios con el exterior, tanto de bienes, por los problemas de suministro y la paralización de buena parte de la actividad productiva, como de servicios, en especial el turismo, un sector clave para nuestra economía y que se ha visto gravemente afectado por las medidas de distanciamiento social, que desembocaron en el cierre de fronteras. A este respecto, en marzo los ingresos por turismo cayeron hasta 1.681 millones de euros (4.575 millones en mar-19), mientras que los pagos también retrocedieron, pero con menor intensidad (877 millones vs 1.573 millones); en consecuencia, el saldo fue el peor en casi tres décadas, lo que ha lastrado el balance del primer trimestre.

No obstante, gracias a la corrección del déficit comercial, la balanza por cuenta corriente cierra el primer trimestre con una mejoría respecto al pasado año (saldo de -1.447 millones de euros, un 27,1% menos), mientras que en términos acumulados de 12 meses el saldo sigue siendo muy positivo (2,1% del PIB vs 2% en el conjunto de 2019).

El pasado mes de marzo la balanza por cuenta corriente registró déficit, la primera vez que esto sucede en dicho mes desde 2014, por valor de 1.053 millones de euros, lo que supone, además, el peor marzo en ocho años. El turismo es el principal responsable de este deterioro, ya que su superávit se hunde un 73,2% interanual hasta 804 millones de euros, el peor balance en un mes de marzo desde 1993. Por su parte, el déficit de rentas prácticamente se duplica hasta 796 millones, mientras que la balanza comercial es la única que mejora, ya que su déficit se reduce un 13,4%.

Pese al mal dato de marzo, el conjunto del 1T20 anota una mejoría de la balanza corriente (saldo de -1.447 millones de euros vs -1.986 millones hace un año), que se explica, fundamentalmente, por el buen comportamiento de la balanza comercial[1], cuyo déficit se reduce un 19% interanual hasta 7.661 millones, gracias a sus dos componentes: el déficit energético cae un 14,2% hasta 5.897 millones de euros, el mejor primer trimestre desde 2016, mientras que el no energético se contrae un 31,9% hasta 1.764 millones. También mejora la balanza de rentas, al caer su déficit un 6% hasta 3.541 millones. Por el contrario, el superávit de turismo se reduce con intensidad, un 32,6% hasta 4.820 millones, el peor primer trimestre en una década.  

Dentro de la balanza de bienes y servicios, tanto las exportaciones como las importaciones retroceden con una intensidad nunca vista desde finales de 2009: un 4,8% y un 5,2%, respectivamente.

•·       Entre las exportaciones, los ingresos por turismo se desploman un histórico 23,1% (sólo en marzo la caída es del 63,3%), mientras que las ventas de bienes se reducen un 3%, el peor registro desde 2009, lastradas, sobre todo, por las energéticas (-6,4% vs -2,7% las no energéticas).

•·       En cuanto a las importaciones, caen, tanto los pagos por turismo, un 8,1%, el mayor retroceso en 11 años, afectado por el batacazo de marzo (-44,2%), como las compras de bienes (-4,9%), especialmente las energéticas (-11,1% vs -3,8% el resto).

Si al déficit corriente le restamos el superávit de la balanza de capital (652 millones de euros, cifra que es un 14,5% inferior a la de enero-marzo del pasado año), el resultado es una necesidad de financiación de la economía por 795 millones, muy por debajo de la contabilizada un año antes (-1.223 millones).

Por lo que respecta a la balanza financiera (excluido el Banco de España), registra hasta marzo un saldo neto positivo de 3.938 millones de euros, lo que significa que las inversiones de españoles en el exterior fueron superiores a las de extranjeros en España (es decir, hay una salida neta de fondos); esta cifra, además, contrasta con la de hace un año, cuando el saldo neto fue negativo (-1.107 millones). La inversión directa y, sobre todo, la otra inversión contribuyen a este resultado, contrarrestando ampliamente la evolución en sentido contrario de la inversión de cartera:

•·       Aunque el saldo de la inversión de cartera es negativo, es inferior al de hace un año (-15.130 millones vs -23.565 millones): los activos (inversiones de españoles en el exterior) aumentan en 12.738 millones, muy por debajo de los pasivos (inversiones de extranjeros en nuestro país), que crecen en 27.866 millones. 

•·       El saldo positivo de la inversión directa contrasta con el saldo negativo del pasado año (1.933 millones vs -3.132 millones) y es fruto del mayor incremento de los activos (10.373 millones vs 8.440 millones los pasivos).

Por último, la otra inversión anota el mayor saldo neto positivo en enero-marzo (23.971 millones), si bien es algo inferior al del 1T19 (26.459 millones). Este resultado procede de un aumento de los activos por más de 38.000 millones, casi tres veces superior al de los pasivos (14.110 millones).


[1] Datos de comercio de bienes (energéticos y no energéticos) en términos de Aduanas.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal