Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

España / El superávit corriente sigue mejorando, pese al deterioro de la factura energética

Publicado el 28/04/2017

Descargar documento completopdf

Como es habitual en el mes de febrero, la balanza por cuenta corriente en España registró déficit, si bien el dato es el mejor de la serie en dicho mes (-223 millones de euros vs -1.117 millones en feb-16). Esta significativa mejoría se deriva del buen comportamiento de las balanzas de turismo y, sobre todo, de rentas, que compensó ampliamente el intenso deterioro de la energética.

Por lo que respecta a la balanza financiera, se registraron salidas netas de capitales (lo que supone un aumento de los activos netos frente al exterior), muy inferiores a las del mismo mes de 2016 (-5.460 millones de euros vs -9.558 millones) y que se debieron, básicamente, a las elevadas inversiones de españoles en el exterior. Entre las inversiones de los extranjeros en España, destacan las inversiones directas y de cartera.

Por primera vez en el último año, la balanza por cuenta corriente registró déficit en febrero (-223 millones de euros), si bien esta cifra es cinco veces inferior a la de feb-16 y la menor en dicho mes de toda la serie. En términos acumulados de 12 meses el superávit corriente alcanza 23.490 millones de euros (2,1% del PIB), nuevo máximo histórico.

 

La mayor parte de la mejoría del saldo corriente en febrero procedió de la balanza de rentas, cuyo déficit se redujo a la mitad (-1.079 millones de euros, el mejor dato desde 2000), gracias al fuerte retroceso de los pagos (-16,7% interanual vs +0,2% los ingresos). El superávit de turismo también contribuyó, aunque en menor medida, a dicha mejoría: aumentó un 10,9% hasta 1.774 millones, máximo histórico en un mes de febrero. Por lo que respecta a la balanza comercial, contrasta el fuerte deterioro del déficit energético[1], que se duplicó respecto a feb-16 (2.521 millones), con la intensa corrección del déficit no energético, que se redujo hasta poco más de 85 millones, casi siete veces menos que hace un año.

Dentro de la balanza de bienes y servicios, las exportaciones crecieron un 9,1%, casi la mitad que en enero: destaca el empuje de las exportaciones energéticas (+57,2%) y, en menor medida, de los ingresos por turismo (+13,4); las ventas de bienes no energéticos mostraron menor dinamismo (+6,4%). Por lo que respecta a las importaciones, también se ralentizaron con intensidad (+11% vs +17,7% anterior); crecieron a tasas de dos dígitos, tanto los pagos por turismo (+17%) como las compras de bienes (+11,4%), impulsadas por el fuerte empuje de las energéticas (+89,7%), en contraste con el modesto avance de las no energéticas (+3,9%).

Por otro lado, si al déficit corriente le añadimos el ligero superávit de la balanza de capital (apenas 30 millones de euros, 10 veces menos que un año antes y el peor febrero desde 2011), se obtiene una necesidad de financiación de 193 millones de euros. En todo caso, dicha cifra, no sólo mejora sensiblemente la de feb-16 (-798 millones), sino que, además, hay que retroceder hasta 1998 para encontrar un registro mejor en dicho mes.

En cuanto a la balanza financiera (excluido el Banco de España), en febrero registró salidas netas de capitales por 5.460 millones de euros (-9.558 millones un año antes), que procedieron de todos los tipos de inversiones, especialmente las otras inversiones (-4.056 millones). Por su parte, las inversiones directas registraron salidas netas por 1.467 millones, mientras que, en el caso de las inversiones de cartera, fueron muy reducidas (-505 millones). 

Las salidas netas de capitales en febrero fueron el resultado de las elevadas inversiones de españoles en el exterior (sobre todo otras inversiones), las más altas en dicho mes desde 2008 y que superaron a las inversiones de extranjeros en nuestro país (que se materializaron, en especial, en inversiones de cartera).

En el caso las inversiones de cartera, las realizadas por los españoles en el exterior ascendieron a 5.475 millones de euros, ocho veces más que en feb-16, mientras que los extranjeros invirtieron en España 4.970 millones, en contraste con la elevada desinversión de hace un año (-21.418 millones). Por su parte, las inversiones directas recibidas (2.728 millones) fueron las más altas en un mes de febrero de los últimos cuatro años.


[1] Datos de comercio de bienes (energéticos y no energéticos) en términos de Aduanas.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal