Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / El superávit corriente, en mínimos de seis años

Publicado el 30/11/2018

Descargar documento completopdf

El contexto internacional menos favorable, en especial el enfriamiento de nuestros principales socios de la UE, está debilitando la demanda externa, tanto de bienes como de servicios (turismo), lo que se plasma en un prolongado deterioro del saldo exterior de la economía. En este sentido, el superávit de la balanza corriente acumulado hasta septiembre (2.925 millones de euros) es casi cuatro veces inferior al de hace un año y el peor registro en dicho periodo desde 2012.

El superávit de la balanza por cuenta corriente ascendió en septiembre a 899 millones de euros, la mitad que hace un año y el peor registro en dicho mes desde 2015. En términos acumulados de 12 meses, el saldo positivo se sitúa en 13.337 millones, el más bajo desde ene-16 (1,1% del PIB vs 1,8% en el conjunto de 2017).  

 

El deterioro de la balanza corriente en septiembre se explica, de nuevo, por el mal comportamiento del saldo comercial[1], tanto el componente energético, cuyo déficit aumenta un 19,5% interanual hasta 1.567 millones de euros, como, sobre todo, el no energético, que registró el peor dato en un mes de septiembre desde 2010: un déficit de 1.730 millones, que duplica la cifra de hace un año. También empeora la balanza de turismo, cuyo superávit se reduce un 5,5% hasta 4.270 millones. Únicamente mejora la balanza de rentas, al reducir ligeramente su déficit, un 1,8% hasta 745 millones.  

Dentro de la balanza de bienes y servicios, las exportaciones se reducen por primera vez en seis meses, y lo hacen al mayor ritmo desde 2014 (-2,1%), mientras que las importaciones apenas crecen un 0,7%, el menor avance desde marzo:

•·        Entre las exportaciones, las de bienes registran el mayor retroceso en dos años (-4,6%), lastradas por las ventas no energéticas (-6,1% vs +13% las energéticas); por su parte, los ingresos por turismo se frenan y crecen un 1,4% (+3,6% anterior).

•·        En cuanto a las importaciones, sigue contrastando el elevado empuje de los pagos por turismo (+15,7%) con la atonía de las compras de bienes, que crecen un exiguo 0,3%, el menor avance en seis meses: ello es fruto de la caída de las no energéticas (-1,9%), a lo que se añade la intensa ralentización de las energéticas (+15,7%, casi 30 puntos menos que en agosto).

En cuanto a la balanza de capital, su superávit (327 millones de euros) más que duplica el del mismo mes de 2017. Como resultado de la suma de los saldos corriente y de capital, la capacidad de financiación de la economía se redujo un 38,9% interanual hasta 1.226 millones.

Por lo que respecta a la balanza financiera (excluido el Banco de España), registró en septiembre un saldo neto positivo de 4.400 millones de euros, lo que significa que las inversiones de españoles en el exterior superaron a las de extranjeros en España; es decir, hubo una salida neta de fondos, que contrasta con la entrada neta de hace un año (-12.355 millones).

•·        El saldo positivo de la otra inversión (14.258 millones) fue el más alto en un mes de septiembre desde 2004 (-17.291 millones en sep-17): el aumento de los activos (inversiones de españoles en el exterior) por 18.193 millones casi quintuplica al de los pasivos (inversiones de extranjeros en nuestro país). 

•·        El saldo de la inversión directa también fue positivo, aunque bastante inferior (1.162 millones vs 7.300 millones hace un año): los activos también aumentaron por encima de los pasivos (3.120 millones y 1.958 millones, respectivamente).

•·        La inversión de cartera es la única que anota un saldo negativo (-11.287 millones vs -2.013 millones el pasado año), derivado del mayor incremento de pasivos (15.254 millones vs 3.967 millones los activos).

El saldo neto de la cuenta financiera (sin Banco de España) acumulado hasta septiembre es positivo, aunque un 44,6% inferior al de hace un año (23.336 millones de euros). Sólo la inversión directa registra un saldo negativo (-13.832 millones vs 8.172 millones en enero-septiembre de 2017). Entre el resto de inversiones, contrasta el fuerte aumento del saldo de la otra inversión (30.941 millones vs 8.350 millones) con la notable caída en el caso de la inversión de cartera (4.286 millones vs 28.788 millones).


[1] Datos de comercio de bienes (energéticos y no energéticos) en términos de Aduanas.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal