Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

España / El sector industrial pierde vigor

Publicado el 06/06/2018

Descargar documento completopdf

Tras el excelente cierre del pasado año, la producción industrial no termina de consolidar ritmos dinámicos de crecimiento en 2018. Otros indicadores del sector (empleo, confianza) apuntan también a una moderación.

El Índice de Producción Industrial (IPI) se desaceleró de forma notable en abril, 2,7 puntos hasta el 1,9% interanual, la tasa más baja desde enero (+2,6% en el 1T18).  

 

Todos los componentes del IPI se frenaron en abril, destacando el fuerte deterioro del de bienes de consumo duradero (-4,3% interanual, la segunda caída consecutiva y la más intensa en casi cuatro años); los no duraderos apenas crecen un 0,3%, el menor avance desde jun-17. Por su parte, los bienes intermedios crecen al menor ritmo en año y medio (+1,9%) y los energéticos un 2,8%, el peor registro en tres meses. Los bienes de equipo siguen mostrando el mayor dinamismo, aunque algo amortiguado (+3,6% vs +4,3% anterior).

La ralentización del IPI en abril respecto a enero-marzo se debió, sobre todo, al peor comportamiento de la industria química y la fabricación y reparación de maquinaria y equipo. En cambio, mejoraron el suministro de electricidad y gas y, sobre todo, la producción de vehículos de motor.

A pesar de la pérdida de vigor anotada en abril, entre las actividades más dinámicas en lo que llevamos de 2018 figuran la fabricación y reparación de maquinaria y equipo (+7,6% y +7,8%, respectivamente), sólo superadas por madera y corcho (+10%). Por su parte, las que más contribuyen al crecimiento acumulado del IPI (+2,5%) son fabricación de maquinaria y equipo (0,4 puntos) y electricidad y gas (0,7 puntos), mientras que sólo restan crecimiento bebidas (menos de una décima) y distribución de agua (dos décimas).

Los últimos indicadores relativos a la industria muestran, en líneas generales, señales de debilitamiento: (i) la creación de empleo se amortigua: el aumento de la afiliación a la Seguridad Social en abril-mayo (+3% interanual) es el más modesto en año y medio, (ii) la entrada de pedidos creció en el 1T18 un 4,6%, casi tres puntos menos que el trimestre anterior y el menor avance desde mediados de 2016, (iii) el PMI (índice de gestores de compras) de la industria manufacturera está en mínimos desde mediados de 2017 (53,9 en abril-mayo), (iv) tras cerrar el pasado año en máximos de dos décadas, la confianza en el sector mantiene una senda descendente (2,1 en abril-mayo vs 2,8 en el 1T18), y (v) el consumo de energía eléctrica de las grandes empresas se encuentra prácticamente estancado desde que arrancó el año (+0,5% interanual en abril vs -0,6% en enero-marzo).

Como aspecto positivo, el grado de utilización de la capacidad productiva en la industria sigue en máximos de la última década (80,2% en el 2T18).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal