Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / El sector hotelero no levanta cabeza en septiembre

Publicado el 26/10/2020

Descargar documento completopdf

Las restricciones de movilidad local y entre países provocadas por la segunda ola de la COVID-19 han dado paso a un deterioro adicional en las estadísticas hoteleras: respecto a 2019, las pernoctaciones (demanda) se encuentran al 22%, las habitaciones disponibles (oferta) se encuentran al 56% y los ingresos por habitación disponibles (rentabilidad) está cayendo a tasas del 69% interanual.

La demanda hotelera apenas se alcanza el 22% del nivel del año pasado. En septiembre, apenas se registraron 8,1 millones de pernoctaciones hoteleras, lo que supone en torno a 30 millones menos de estancias que en 2019 (-78% interanual). Aunque es normal que las estancias desciende respecto al mes de agosto, el dato es decepcionante, porque supone un mayor deterioro en términos interanuales (cayeron un 64% en agosto). En lo que llevamos de 2020 y respecto a la media de los últimos años, la demanda no alcanza ni el 30% de años anteriores y se han perdido más de 190 millones de estancias hoteleras, lo que supone un descenso del 71%.

Por categorías, el deterioro es bastante generalizado, si bien se observa que los establecimientos de 3 estrellas son los que peor se están comportando (caídas superiores al 75% en lo que llevamos de año) y los de 1 y 2 estrellas son los que menos están cayendo (-60% y -65%, respectivamente). Aunque las diferencias no son tremendamente significativas, sí que se observa que el viajero que decide pernoctar está dando menos la espalda a los establecimientos de menor categoría: es decir, hay disposición al gasto en hoteles, pero también se opta por las categorías de menor precio, sin duda, debido a la elevada incertidumbre que sigue existiendo sobre el escenario económico en el corto y medio plazo.

Las pernoctaciones de turistas extranjeros descienden en septiembre hasta los niveles de los meses en que las fronteras estaban cerradas: -93% interanual en septiembre y -79% interanual acumulado en lo que llevamos de año. Por su parte, las pernoctaciones de residentes también descienden con más fuerza que en agosto (-45% interanual en septiembre), sin duda, también afectadas por la distinta incidencia de la segunda ola del virus entre regiones; pero la caída (-55% en lo que llevamos de 2020) es inferior a la de los turistas internacionales

Entre CCAA, aún en el mes de septiembre, destacan positivamente aquellas que, tradicionalmente, dependen menos del turista extranjero, están poco masificados (frente al turismo de playa de sur y levante o de ciudad), y donde la incidencia de la crisis sanitaria ha sido o está siendo menor. En este sentido, las caídas interanuales están siendo mucho menores en Asturias y Cantabria (caídas interanuales por debajo del 17%) frente a Baleares, Canaria, Cataluña y C. Madrid, con caídas que superan el 80%.

Por su parte, la oferta se contrae menos que la demanda: en septiembre, han abierto unos 12.200 establecimientos (unos mil menos que en agosto y un 73% respecto a 2019) y se han ofertados unas 485.000 habitaciones (apenas un 56% respecto a 2019). La lectura por regiones es similar a la de demanda: Baleares sobresale como la región que menos habitaciones ha ofertado (18% respecto a 2019, en gran medida, por las medidas restrictivas impuestas por el gobierno regional), seguida, de lejos, por Canarias y Cataluña, donde la oferta se encuentra en torno al 50% respecto a años anteriores. Por el contrario, la oferta se encuentra en torno al 80%-90% de los niveles de 2019 en País Vasco, Asturias o Galicia, entre otras.

Esa combinación entre mayor caída de la demanda que de la oferta se traduce en un descenso de las ratios de ocupación en relación a las plazas disponibles: 31,15% por habitación en septiembre, 15 puntos menos que en agosto y 45 puntos menos que en septiembre del año pasado (la ocupación media en septiembre se sitúa en el 76% en los últimos 3 años). Entre categorías, el descenso es generalizado en septiembre, pero el deterioro es mayor en los establecimientos de 5 y 4 estrellas, donde han caído más de 50 p.p. respecto a 2019, de tal manera que, en estos casos, el descenso de la demanda supera en mayor medida al descenso de la oferta. Entre CCAA y en lo que llevamos de año, solo Canarias mantiene una ocupación por encima del 40%, si bien se trata de la mitad de la ratio de ocupación en media de los últimos años.

Teniendo en cuenta la debilidad de la demanda, no sorprende que los precios y la rentabilidad se mantenga en niveles históricamente bajos. En septiembre, los ingresos medios diarios (73,3 €/habitación) cayeron con más fuerza que en agosto (-22% interanual vs -11% anterior), lo que se añade al descenso de la ocupación: los ingresos por habitación disponible (RevADR) fueron de 22,45 € en septiembre (-69% interanual vs -49% anterior) frente a una rentabilidad media en ese mes en torno a 70 € desde 2017 (ver gráfico). Entre CCAA, se siguen observando fuertes disparidades. Los establecimientos de Canarias siguen siendo los más rentables y su descenso respecto a 2019 no es especialmente significativo. Otras regiones donde, tradicionalmente, la rentabilidad es elevada (Baleares, Cataluña, Andalucía o Madrid, entre otras), ahora registran las mayores caídas interanuales.

El dato de septiembre da por cerrado la peor temporada de verano desde que existen registros. El balance de la temporada de verano (julio, agosto y septiembre) por parte de la mayor patronal del sector en España, Exceltur, destaca: casi 40.000 millones de € menos de facturación en actividad turística, lo que supone una caída de cerca del 70% interanual; con aún 595.000 empleos afectados por la pandemia hasta septiembre (281.000 afiliados menos y 315.000 afectados por ERTE); y un fuerte descenso en las ventas de agencias de viajes (-82%), hoteles (-71%), empresas de transporte (-67%), de alquiler de coches (-63%) y empresas de ocio (-66%). Respecto a lo que resta de año, las expectativas han vuelto a empeorar, anticipando un descenso de la facturación del sector del 77% interanual en el 4T20, según la encuesta de confianza empresarial del sector. Lo más preocupante de esta encuesta es que las expectativas de recuperar los niveles pre-pandemia se han vuelto a retrasar: en junio, el 51% de empresarios esperaba que la recuperación se iniciara a mitad de 2021; hoy solo un 10% de los empresarios esperan una recuperación en el 2021, un 46% la ven en 2022 y un 44% en años posteriores.

En balance, el nuevo escenario para 2020 recoge unas pérdidas acumuladas de 106.000 millones de €, unos 7.500 millones más de lo que se esperaba en agosto, y lo que supone una caída de la facturación del 70% respecto a 2019 y retomar niveles registrados en 1995. Entre CCAA, las más perjudicadas serán aquellas más dependientes del turismo extranjero y con un tipo de turismo, tradicionalmente, más masificado: Baleares destaca como la región con mayores pérdidas, seguida por Cataluña y Madrid.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal