Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / El saldo por cuenta corriente se sigue deteriorando

Publicado el 02/11/2018

Descargar documento completopdf

El enfriamiento del comercio mundial, el peor comportamiento del turismo, derivado del menor empuje de las principales economías europeas y la recuperación de destinos competidores, y el encarecimiento del petróleo están afectando negativamente a la balanza por cuenta corriente, cuyo superávit en términos acumulados de 12 meses es el más bajo de los últimos dos años y medio.

La balanza por cuenta corriente registró en agosto un superávit de 1.829 millones de euros, un 28,5% menos que hace un año y el peor registro en dicho mes desde 2015. El saldo acumulado en los últimos 12 meses sigue siendo positivo, pero cae a mínimos desde principios de 2016: 14.304 millones de euros, equivalentes al 1,2% del PIB (1,8% en el conjunto de 2017). 

El deterioro del saldo corriente en agosto se debió, principalmente, al mal comportamiento de la balanza energética[1], cuyo déficit crece un 59% interanual hasta 2.255 millones de euros, en contraste con la mejoría del saldo no energético: su déficit se redujo un 55,7% hasta 802 millones. También contribuyeron en el mismo sentido las balanzas de turismo, cuyo superávit se reduce un 1,3% hasta 5.471 millones, y de rentas, que amplía su saldo negativo un 6,6% hasta 1.552 millones.  

Dentro de la balanza de bienes y servicios, las exportaciones crecen al mayor ritmo en cuatro meses (+4,4%), aunque tres puntos por debajo de las importaciones:

•·        Entre las exportaciones, las de bienes se desaceleran 2,1 puntos hasta el 7,7%, afectadas por la moderación de sus dos componentes, tanto las ventas no energéticas (+5,4% vs +7% anterior) como, en especial, las energéticas (+32%, casi 23 puntos menos que en julio); por su parte, los ingresos por turismo se recuperan tras el leve descenso anterior y crecen un 3,6%.

•·        Por lo que respecta a las importaciones, sobresale el dinamismo de los pagos por turismo (+15,9%, el avance más intenso desde marzo), mientras que el crecimiento de las compras de bienes se frena notablemente, casi 10 puntos hasta el 5,8%, lastradas por la contracción de las no energéticas (-0,2% vs +44,6% las energéticas, lo que supone la tasa más alta en 16 meses).

Si al superávit corriente se añade el de la balanza de capital (166 millones de euros, cifra ligeramente superior a la de ago-17) se obtiene una capacidad de financiación de la economía de 1.996 millones: esto supone el peor agosto de los últimos seis años (2.693 millones hace un año).

En cuanto a la balanza financiera (excluido el Banco de España), registró en agosto un saldo neto negativo de 11.926 millones de euros, lo que significa que las inversiones de españoles en el exterior fueron inferiores a las de extranjeros en España; es decir, hubo una entrada neta de fondos, la más alta en un mes de agosto desde 2010 y que contrasta con la salida neta del pasado año (7.464 millones).

•·        El saldo de la otra inversión (-14.915 millones) fue el más negativo de la serie en un mes de agosto (+213 millones en ago-17) y procedió de un descenso de los activos (inversiones de españoles en el exterior) por 9.073 millones y un aumento de los pasivos (inversiones de extranjeros en nuestro país) por 5.842 millones. 

•·        Por su parte, el saldo de la inversión de cartera fue positivo (1.517 millones, cuatro veces menos que hace un año): los activos aumentaron notablemente por encima de los pasivos (1.879 millones y 361 millones, respectivamente).

•·        Por último, la inversión directa también arrojó un saldo positivo (1.285 millones vs 1.437 millones el pasado año), fruto del mayor incremento de activos (1.673 millones vs 388 millones los pasivos).

En los ocho primeros meses del año, el saldo neto de la cuenta financiera (sin Banco de España) fue positivo, pero sensiblemente inferior al del mismo periodo de 2017: 18.936 millones frente a 54.455 millones. Únicamente la inversión directa registra un saldo negativo (-14.994 millones vs 872 millones); por su parte, los otros saldos son inferiores a los de hace un año, tanto el de la otra inversión (16.683 millones vs 25.641 millones), como el de la inversión de cartera (15.573 millones vs 30.801 millones).


[1] Datos de comercio de bienes (energéticos y no energéticos) en términos de Aduanas.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal