Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / El parón de actividad por el Covid-19 hunde las ventas de vehículos

Publicado el 01/04/2020

Descargar documento completopdf

El dato de matriculaciones de marzo recoge ya parcialmente el efecto del comienzo del estado de alarma, y muestra con toda crudeza la magnitud del fuerte impacto de la crisis sanitaria sobre uno de los principales sectores de la economía nacional. Las matriculaciones de vehículos se desploman en marzo, de forma generalizada por tipo de vehículo, por canal y por comunidades autónomas. Además, las perspectivas en el muy corto plazo son aún más negativas y no esperamos que el sector comience a recuperarse antes del 3T20.

Las matriculaciones de turismos y todoterrenos se desplomaron un 69,3% interanual en marzo, la mayor caída en la serie disponible de los años 60, hasta las 37.644 unidades, mínimo desde septiembre de 2012, en plena crisis de deuda soberana. Todos los segmentos recortan sus ventas, pero las de turismos y vehículos comerciales ligeros pierden casi dos tercios de sus ventas habituales. En el caso de los turismos, se ha pasado de comercializar una media de 4.500 unidades diarias a registrar jornadas con 200 entregas. El desplome de marzo debido a las medidas de contención de la pandemia se produce en un momento en el que las ventas ya estaban dando muestras de cierta debilidad: las matriculaciones cayeron un -7,6% interanual en enero y un -6,0% en febrero. En lo que llevamos de año, se han vendido 218.707 unidades, un 31% por debajo del mismo periodo del año pasado.

Entre canales, el más afectado por la crisis sanitaria ha sido las firmas de alquiler, más ligadas a la industria del turismo (especialmente perjudicado por la pérdida de la campaña de Semana Santa), con un desplome del 74,9% interanual en marzo. Por su parte, las compras por parte de particulares cayeron un 67,5% y las de empresas un 66,9%.

Dado que el lastre de la crisis sanitaria ha sido común a todas las regiones, el deterioro de marzo fue ampliamente generalizado entre CCAA, con caídas interanuales que se han movido en el rango del -64,4% de Galicia hasta el -78% registrado en el País Vasco, la que peor se ha comportado y que profundiza la tendencia de deterioro que ya venía registrando en meses anteriores. Destacar el caso de los mercados más grandes en el ámbito nacional: Madrid (42% del total de matriculaciones), Cataluña (13,5%) y C. Valenciana (12%), a pesar de ser las comunidades donde más ha afectado la crisis sanitaria, no han sido las regiones que peor se han comportado en marzo (ver gráfico). De hecho, Madrid, en lo que llevamos de año, tan solo registra una caída del 27% respecto al mismo periodo del año pasado.

Todas las grandes marcas sufrieron caídas significativas, si bien cabe destacar de forma negativa a Opel (-86% interanual), Peugeot (-79%) y Citroën (-78%); mientras que Seat sufrió una caída muy inferior a la media (-45,5%), por lo que se mantuvo como la marca con mayor cuota en el mercado nacional. Sin embargo, en lo que llevamos de año, cabe destacar el buen comportamiento de Toyota, la segunda marca por cuota de mercado nacional en marzo, que tan solo ha caído un 9% frente al mismo periodo de 2019 frente a una caída del 31% en media nacional.

El pésimo registro de marzo no sorprende, teniendo en cuenta, por un lado, las medidas de confinamiento de la población desde el comienzo del estado de alarma a mediados del mes de marzo y, por el otro, el cierre de los concesionarios y de la rama comercial y de distribución del sector, con el cierre de las actividades no esenciales. Cabe señalar que el sector del automóvil es, junto con el de turismo, uno de los mayores perjudicados de la actual crisis sanitaria, puesto que al desplome de la demanda se une los problemas en la cadena global de oferta, que dificulta la consecución de suministros para la industria.

La patronal Faconauto prevé que los concesionarios dejarán de facturar 2.500 millones de euros debido a la crisis del Covid-19 y que se presentarán Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causa de fuerza mayor que afectarán a unos 151.000 trabajadores en toda España. Por su parte, Ganvam, la patronal de la distribución del sector, estima que la pandemia del coronavirus ha provocado hasta el momento el despido de 5.000 personas en el sector.

Las perspectivas en el corto plazo son de un mayor deterioro. Hay que tener en cuenta que las ventas registradas en los últimos 15 días del mes, durante el confinamiento, corresponden a operaciones realizadas en los meses anteriores y que aún no se habían podido matricular, por ello la patronal prevé que las caídas serán superiores al 90% en abril si los concesionarios permanecen cerrados. En principio, no esperamos que el sector comience a recuperarse de la crisis actual antes del 3T20, sobre todo, teniendo en cuenta los problemas por los que ya atravesaba el sector.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal