Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

España / El descenso vegetativo se agrava en 2018

Publicado el 19/06/2019

Descargar documento completopdf

Las cifras del movimiento natural de la población suman su tercer año en números rojos, tras una década de caída de la natalidad. Comportamiento demográfico que viene marcado por la reducción de las cohortes de mujeres en edad fértil, del número medio de hijos por mujer y de la tasa de nupcialidad, a la vez que aumenta la edad media al matrimonio, a la maternidad o la esperanza de vida. A nivel territorial tan sólo Madrid, Murcia y Baleares, junto a Ceuta y Melilla, logran mantener el crecimiento vegetativo, frente al intenso deterioro en Asturias, Castilla y León y Galicia.

Según los datos provisionales publicados por el INE[1], en 2018 nacieron en España 369.302 niños, 23.879 menos que en 2018 (-6,1%) y un 29% menos que en 2008. Esta cifra rebaja la tasa bruta de natalidad a 7,9 nacimientos por cada 1.000 habitantes, cinco décimas por debajo de la registrada en 2017 y la menor desde que se registra la serie (1975).

La natalidad sigue disminuyendo por el progresivo descenso del número de mujeres en edad fértil. En 2018 España contabilizaba 10,49 millones de mujeres de entre 15 y 49 años, un 0,7% menos que en 2017 y un 9,7% menos que en 2009 (el año con el volumen más elevado de la década). Además, el indicador coyuntural de fecundidad se redujo a 1,25 hijos por mujer (1,44 en 2008), su valor más bajo desde 2002

La edad media a la maternidad aumentó hasta los 32,2 años (30,8 en 2008), continuando un proceso que se viene registrando desde hace décadas y que se relaciona con la progresiva incorporación de la mujer al mercado laboral. El 20,6% de los nacimientos fueron de madre extranjera, porcentaje superior al anotado en 2017.

La tasa bruta de mortalidad se mantuvo en 9,1 defunciones por cada 1.000 habitantes, superando a la tasa de natalidad en 12 décimas, de modo que el descenso vegetativo de la población residente fue de 56.262 personas[2], frente a los 31.342 residentes menos de 2017.

La esperanza de vida al nacer aumentó ligeramente hasta los 83,2 años (81,3 en 2008), lo mismo que la esperanza de vida a los 65 años, que se incrementó hasta 21,3 años (20 en 2008).

La nupcialidad volvió a retroceder en 2018 (-5,9%), celebrándose 163.430 matrimonios, 10.196 menos que en 2017, mientras que la edad media al matrimonio aumentó y se situó en 38,1 años en los hombres y 35,3 en el caso de las mujeres.

Dada la fuerte inercia de los procesos demográficos, se agudizan las diferencias regionales. Asturias, Castilla León y Galicia son las CC.AA. con un mayor desajuste entre la tasa de mortalidad y natalidad, debido al mayor envejecimiento de su población. En términos absolutos el saldo vegetativo fue negativo en 14 CC.AA. (11 en 2017), siendo Madrid, Murcia y Baleares, junto a Ceuta y Melilla las zonas con el comportamiento vegetativo más dinámico.


[1] Esta información se verá complementada con la estadística de Cifras de Población y Migraciones que el INE publicará la próxima semana.

[2] El saldo entre nacimientos y defunciones totales producidos en España fue de 56.751 personas, pero para el saldo vegetativo hay que descontar los nacimientos de madre no residente y las defunciones de no residentes.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal