Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

España / El desapalancamiento de la economía se intensifica

Publicado el 17/04/2018

Descargar documento completopdf

El endeudamiento total de la economía se redujo en 2017, por tercer año consecutivo, hasta el 287,4% del PIB, lo que supone el mejor cierre de ejercicio desde 2010. A ello contribuyó, fundamentalmente, la prolongada corrección de la deuda privada, que se encuentra en mínimos de 13 años. 

Aunque la deuda total de la economía española[1] aumentó ligeramente en 2017, un 0,7% hasta 3,34 billones de euros, en términos de PIB se redujo con intensidad, 9,5 puntos (-8,6 puntos el año anterior) hasta el 287,4%.  

 

La deuda del sector privado se contrajo un 1,3% hasta 1,84 billones de euros, cantidad equivalente al 158,1% del PIB, mínimo desde el 1T05; en términos consolidados, se sitúa en el 139,3%, muy cerca del umbral del 133%, fijado por la CE en el Procedimiento de Desequilibrios Macroeconómicos (PDM)[2].

Por su parte, la deuda de las AA.PP. aumentó un 1,5% hasta superar levemente los 1,5 billones[3] (129,4% del PIB). De este modo, la deuda privada acumula una caída desde máximos del 21,7% (60 puntos de PIB), mientras que la pública se ha multiplicado desde mínimos por 3,5, lo que supone casi 90 puntos más de PIB.

El endeudamiento de los hogares, en mínimos de 13 años...

La deuda de las familias se redujo un 1% interanual en el 4T17, el menor descenso en siete años, hasta 712.821 millones de euros, el menor volumen desde el 1T06; dicha cantidad representa el 61,3% del PIB, mínimo desde mediados de 2004. Respecto a los máximos de finales de 2008, el descenso de la deuda es del 22,2% (-23,8 puntos de PIB desde el 2T10).

En términos de la renta bruta disponible (RBD), la deuda se situó por debajo del 100%, por primera vez en 13 años; concretamente, en el 99,8% (102,9% un año antes).

Las familias, no sólo redujeron deuda, sino que, además, invirtieron en activos financieros: la adquisición neta de activos financieros fue la más elevada en siete años (29.917 millones de euros, un 6,1% más que el año anterior). Esta inversión se materializó, fundamentalmente, en fondos de inversión (30.732 millones), mientras que se redujeron con fuerza los depósitos a plazo (-63.770 millones, quinto retroceso consecutivo) y, en menor medida, los valores representativos de deuda (-2.911 millones).

Si a esto se añade la revalorización de los activos en el año (+19.823 millones de euros), sobre todo por acciones y participaciones en fondos de inversión, el saldo total de activos financieros creció un 2,4%, casi un punto más que el año anterior, hasta 2,15 billones de euros.  

Por lo que respecta a la riqueza financiera neta de los hogares, creció un 3,8% (+3,3% en 2016) hasta 1,37 billones de euros, equivalentes al 192,3% de la RBD, 3,4 puntos más que en el 4T16.  

... y el de las empresas, el más bajo desde mediados de 2005

La deuda de las empresas se redujo en el 4T17 un 1,5% interanual (-1,1% el año anterior) hasta casi 1,13 billones de euros, el 96,8% del PIB: hay que retroceder hasta el 3T05 para encontrar una ratio menor. La reducción desde máximos se eleva al 21,4% y a 36,2 puntos de PIB.

Como viene sucediendo desde 2014, la corrección del saldo de deuda el pasado año no impidió que aumentaran los pasivos netos contratados por parte de las empresas: crecieron en 43.909 millones de euros, básicamente acciones cotizadas (21.681 millones) y créditos comerciales (11.158 millones).  

Si bien la mayor parte de la deuda empresarial (568.406 millones de euros, el 50,5% del total) se sigue materializando en préstamos de instituciones financieras, dicho volumen está muy lejos de los máximos de principios de 2009 (un 41,5% por debajo): el pasado año se redujo un 3,4%. Por su parte, desde 2009 han crecido considerablemente los préstamos con otras empresas (+53,3%) y, sobre todo, los valores representativos de deuda (+149,7%).

Por otro lado, la adquisición neta de activos financieros en 2017 se situó en 69.728 millones de euros, cantidad inferior en un 3,8% a la del año anterior y que se materializó, sobre todo, en acciones no cotizadas y depósitos transferibles.

Si a lo anterior se añade la pérdida de valor sufrida en el ejercicio (-15.094 millones de euros), se obtiene un incremento del 2,2% en el saldo total de los activos financieros de las empresas (+4,7% en 2016) hasta 2,38 billones de euros, muy cerca del máximo histórico alcanzado en el 1T17. Por tipo de activo, destaca el dinamismo de efectivo y depósitos.


[1] Sin incluir instituciones financieras.

[2] El PDM tiene como objetivos reforzar la supervisión macroeconómica y prevenir y corregir situaciones de riesgo, como elevados déficits por cuenta corriente, endeudamientos insostenibles o burbujas del mercado de la vivienda.

[3] Este concepto de endeudamiento es más amplio que el que tiene en cuenta la CE en términos del Protocolo de Déficit Excesivo (PDE): este último, que cerró el año en el 98,3% del PIB, incluye las obligaciones brutas de las AA.PP. en efectivo y depósitos, títulos representativos de deuda (computados por su valor nominal y no por su valor de mercado) y préstamos, excepto los pasivos emitidos por Administraciones en manos de otras Administraciones; descontados dichos pasivos entre Administraciones, la deuda de las AA.PP. se reduce al 109,4% del PIB.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal