Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / El déficit comercial se reduce, en un contexto de moderación de los intercambios comerciales

Publicado el 20/02/2020

Descargar documento completopdf

A pesar del contexto internacional menos favorable, el saldo comercial mejora en 2019 por primera vez en tres años y el déficit se sitúa en el 2,6% del PIB (2,9% anterior). Por un lado, el intenso frenazo de las importaciones (+1%, casi cinco puntos menos que en 2018) se debe, sobre todo, a las menores compras de productos energéticos en volumen, a lo que se añade la caída de sus precios. Por su parte, las exportaciones también se desaceleran, pero, tras el buen registro de diciembre, cierran con un crecimiento superior al de las importaciones (+1,8%); se trata de una tasa modesta, pero similar a la de nuestros socios de la UEM (+1,9%).

Destaca positivamente el empuje de las exportaciones destinadas a Francia, que es el primer receptor de nuestras ventas, y a Estados Unidos, así como las de alimentación (segundo sector exportador, con más de la sexta parte del total), sobre todo carne, frutas y hortalizas. Por su parte, dentro del mal comportamiento que vienen anotando las ventas del sector de automoción (-0,6% en el conjunto de 2019), se observan señales de mejora en los últimos meses (+15,2% interanual en diciembre).

En diciembre del pasado año el déficit comercial se redujo un 35,5% interanual, la mayor caída en seis meses, hasta 2.094 millones de euros. Esta intensa mejoría se debe al repunte de las exportaciones, que crecen al mayor ritmo desde oct-18 (+6,6%) y muy por encima de las importaciones, que registran el primer dato positivo en tres meses (+1%).

Como consecuencia del aumento de precios (+2,1%), las exportaciones en volumen crecieron con menos intensidad que en términos nominales (+4,4%). En el caso de las importaciones, sus precios crecieron un 2,5%, de modo que anotan una caída en volumen del 1,5%.

En el conjunto de 2019 el déficit comercial se reduce por primera vez en tres años, un 5,5% hasta 31.980 millones de euros, cantidad que representa el 2,6% del PIB, tres décimas menos que el año anterior.

La corrección del déficit comercial en 2019 se debe exclusivamente a la mejoría del saldo energético, cuyo déficit se reduce un 7,5% hasta 23.242 millones de euros: dentro de un tono contractivo en ambos casos, las exportaciones se recortan menos que las importaciones (-6,3% y -7%, respectivamente). En cuanto a la balanza no energética, su déficit prácticamente se estanca: apenas crece un 0,3% hasta 8.737 millones, como consecuencia de un aumento muy similar de importaciones (+2,4%) y exportaciones (+2,5%): por sectores, la mejora de los saldos de materias primas, semimanufacturas y, sobre todo, alimentación contrarresta el deterioro de los de automóvil, productos químicos y bienes de equipo

Por áreas geográficas, la mejora del pasado año procedió del mayor superávit con nuestros socios de la UE (+12,4% hasta 17.399 millones de euros, nuevo máximo histórico); por su parte, el déficit extracomunitario se mantuvo relativamente estable (+0,1% hasta 49.379 millones).

Por el lado de las exportaciones:

•·        Por destinos, el año pasado se ralentizaron, tanto las ventas a la UE (+2% vs +3,4% en 2018) como, sobre todo, las dirigidas a destinos extracomunitarios (+1,3% vs 3,1%). Los países con mayores contribuciones positivas al aumento de las exportaciones fueron Estados Unidos, por las mayores ventas de bienes de equipo, Francia, por bienes de equipo y manufacturas de consumo, y Portugal, por productos energéticos. En cambio, restaron crecimiento Turquía, Argelia, en ambos casos por las menores exportaciones de automóvil, y Arabia Saudí, por bienes de equipo y manufacturas de consumo.

•·        Por tipo de mercancía, restaron crecimiento, sobre todo, materias primas y productos energéticos, mientras que en el extremo opuesto se situaron bienes de equipo y alimentos.

Por el lado de las importaciones:

•·        Por áreas geográficas, la pérdida de vigor de las compras también es generalizada, tanto las procedentes de la UE (+1,1% vs +3,6% en 2018) como, sobre todo, las del resto del mundo (+0,9% vs +8,2%). Los países con una mayor aportación positiva a la tasa general fueron Estados Unidos, por las mayores compras de productos energéticos, China, por bienes de equipo, y Holanda, por productos energéticos. Por su parte, restaron crecimiento Irán, por las menores importaciones de energía, Francia, por bienes de equipo y energía, y Brasil, también por energía.

Por productos, sólo tuvieron una aportación negativa a la tasa general semimanufacturas, materias primas y, fundamentalmente, productos energéticos, que caen un 7% (-4,2% en volumen, dado que sus precios se reducen un 2,9%). Por el lado positivo, destacan manufacturas de consumo, productos químicos y bienes de equipo.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal