Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / El déficit comercial se dispara por el frenazo de las exportaciones

Publicado el 21/02/2019

Descargar documento completopdf

El debilitamiento de nuestros principales mercados de exportación se está dejando sentir en la balanza comercial, especialmente en los últimos meses: las ventas al exterior crecieron un 2,9% en 2018, casi cinco puntos menos que el año anterior. Esta tasa también es inferior a la de nuestros socios de la UEM (+4,4%) y al avance de las importaciones (+5,6%); en consecuencia, el déficit alcanzó máximos de seis años (2,8% del PIB vs 2,3% anterior).

Dentro de un mal comportamiento generalizado, destaca el deterioro de las exportaciones destinadas a Alemania, que es el segundo receptor de nuestras ventas, sólo por detrás de Francia, y las del sector del automóvil, que representan casi la sexta parte del total. A este respecto, la pérdida de vigor del sector de automoción, afectado por el cambio en la normativa de medición de emisiones (WLTP), está siendo generalizada a nivel europeo, pero mayor en aquellos países donde es más relevante en términos de actividad, empleo y exportaciones, como Alemania y España.

El pasado mes de diciembre, el déficit comercial se incrementó un 58,4% interanual, idéntica tasa a la del mes anterior, hasta 3.247 millones de euros, el peor diciembre desde 2011. Este intenso deterioro se debió al descenso de las exportaciones (-3,7%), el tercero en los últimos cuatro meses. Por su parte, las importaciones se ralentizan y crecen al menor ritmo desde septiembre (+1,6%).

Como consecuencia del leve aumento de precios (+1,3%), las exportaciones en volumen cayeron con más intensidad que en términos nominales (-4,9%). En el caso de las importaciones, sus precios crecieron un 4,1%, lo que da una caída en volumen del 2,4%.

En el conjunto del pasado ejercicio, el déficit comercial creció un 36,8% hasta 33.840 millones de euros, que también es el peor balance desde 2011. Dicha cantidad representa el 2,8% del PIB, medio punto más que el año anterior: hay que retroceder hasta 2012 para encontrar una ratio superior.

En 2018 empeoraron los dos componentes de la balanza comercial, sobre todo el no energético, cuyo déficit se duplicó hasta 8.708 millones de euros, el peor registro en ocho años, como consecuencia del mayor aumento de las importaciones (+3,7% vs +1,9% las exportaciones): por sectores, el deterioro es generalizado, destacando productos químicos (su déficit aumenta un 30,1%) y automóvil (su saldo positivo se contrae un 28,6%). En cuanto al déficit energético, aumentó un 21,3% hasta 25.132 millones, el más alto en tres años: dentro de un tono muy dinámico en ambos casos, las exportaciones crecen algo por debajo de las importaciones (+15,1% y +18,3%, respectivamente).  

Por áreas geográficas, el deterioro del pasado año también fue generalizado, pero más intenso en el caso de la balanza extracomunitaria, cuyo déficit aumentó un 20,1% hasta 49.324 millones de euros. Por su parte, el superávit con la UE se redujo un 5,2% hasta 15.484 millones.

Por el lado de las exportaciones:

•·        Por destinos, el año pasado aumentaron, tanto las ventas a la UE (+2,6%, frente al 6,5% en 2017) como las dirigidas a destinos extracomunitarios (+3,3% vs 10,1%). Los países con mayores contribuciones positivas a las exportaciones fueron Francia, por las mayores ventas de productos energéticos, Portugal y Argelia, en ambos casos por automóvil. En cambio, restaron crecimiento Turquía, Alemania, ambos por las menores exportaciones de automóvil, y Emiratos Árabes Unidos, por energía.

•·        Por tipo de mercancía, sólo restó crecimiento el sector del automóvil, mientras que en el extremo opuesto se situaron semimanufacturas, productos químicos y, sobre todo, energía (por efecto precio).

Por el lado de las importaciones:

•·        Por áreas geográficas, crecen las compras, tanto a la UE (+3,4%) como, sobre todo, las procedentes del resto del mundo (+8,4%). Los países con una mayor aportación positiva a la tasa general fueron Nigeria, por las mayores compras de productos energéticos, China, por bienes de equipo y productos químicos, y Libia, por productos energéticos. Por su parte, restaron crecimiento Estados Unidos, por las menores importaciones de bienes de equipo, Noruega, por energía, y Bélgica, por productos químicos y automóvil.

•·        Por productos, todos los grupos tuvieron una aportación positiva a la tasa general, destacando semimanufacturas y productos químicos y energéticos.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal