Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

España / El componente energético sigue tensionando la inflación

Publicado el 13/07/2018

Descargar documento completopdf

La inflación volvió a repuntar en junio hasta máximos de 14 meses, impulsada por los componentes más volátiles: alimentos frescos y, sobre todo, como ya ocurrió en mayo, energía (carburantes y electricidad).

El dato de junio no altera nuestra previsión de inflación: esperamos que, tras tocar techo en los meses de verano, inicie una senda descendente hasta cerrar el año en el entorno del 2% (1,8% de media anual).

Por tercer mes consecutivo, la tasa de inflación de los productos energéticos se aceleró, en este caso 2,1 puntos hasta el 9,9%, máximo desde abr-17. Ello fue fruto del aumento de los precios de carburantes y combustibles y, en menor medida, de los de gasóleo para calefacción y electricidad. Esto, a su vez, repercutió en los precios del transporte (6,1% vs 5,1% anterior) y en los asociados a la vivienda (2,6% vs 2,3%): ambos grupos explican, por sí solos, prácticamente las dos décimas de subida de la inflación general en el mes.

La alimentación también contribuye al repunte inflacionista en junio, ya que su tasa se aceleró medio punto hasta el 2,5%: hay que retroceder hasta sep-13 para encontrar una tasa más alta. Por componentes, contrasta el tono alcista de los alimentos frescos (5,4%, dos puntos más que en mayo y máximo desde feb-17), impulsado por legumbres, hortalizas, frutas y patatas, con la contención en el caso de los elaborados (1% vs 1,3%), gracias a refrescos, zumos y, sobre todo, aceites y grasas.

Por el contrario, la tasa de inflación de los servicios se moderó, tras el fuerte alza del mes anterior: se redujo dos décimas hasta el 1,6%. El comportamiento inflacionista antes comentado de transporte y vivienda fue contrarrestado por la ralentización de turismo y hostelería (2% vs 2,3% anterior), especialmente paquetes turísticos y servicios de alojamiento.

Los bienes industriales no energéticos también moderaron su tasa de inflación (-0,1% vs 0% en mayo), gracias, básicamente, a objetos recreativos, artículos de uso personal y vestido y calzado.

Dado que la subida de la inflación en junio procedió de los componentes más volátiles (energía y alimentos frescos), la tasa subyacente se redujo una décima hasta el 1%.   

Por último, la inflación armonizada (IPCA) también se elevó dos décimas hasta el 2,3%. Teniendo en cuenta que el aumento en el conjunto de la UEM fue sólo de una décima, el diferencial se amplía hasta 0,3 puntos, el más alto en ocho meses.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal