Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / Pese al buen registro del cuarto trimestre, el balance del mercado laboral en 2020 es muy negativo

Publicado el 28/01/2021

Descargar documento completopdf

La EPA del 4T20 arroja buenos datos, en línea con el comportamiento que había mostrado la afiliación a la Seguridad Social en el periodo: la ocupación crece en 167.400 personas, sobre todo asalariados temporales en el sector privado; menos positivo es que, en gran medida, es a tiempo parcial. Por su parte, las horas trabajadas aumentan un 10,1%, un resultado compatible con un leve aumento del PIB, lo que supondría, no obstante, una notable ralentización respecto al trimestre anterior (+16,4%), algo previsible en un contexto de crecientes restricciones.

En cualquier caso, el balance del año 2020, con los peores registros de ocupación y paro en ocho años, refleja el enorme impacto de la pandemia sobre el mercado laboral. Por un lado, se perdieron casi 623.000 empleos (-3,1%), con un descenso aún muy superior de las horas trabajadas (-11,12%): la caída en el sector privado (-748.000), fundamentalmente en servicios, es parcialmente compensada por el aumento en el público (+125.800). En cuanto al paro, aumentó en 528.000 personas hasta el 16,1% de la población activa (13,8% un año antes); el dato habría sido peor de no ser por la caída anotada por la población activa (casi 95.000). Hay que tener en cuenta que la caída de la ocupación se ha visto frenada por la utilización de los ERTES.

A lo largo del 4T20, a medida que desaparecían o se suavizaban las restricciones adoptadas para contener la pandemia, se prolongó la normalización de los flujos de ocupación, paro e inactividad, que ya se observó en el trimestre anterior, si bien a un ritmo inferior. Así, se siguió recuperando el número de activos y, por tanto, reduciendo el de las personas que están fuera del mercado (inactivos).

El mejor cuarto trimestre en términos de empleo en 16 años

En el 4T20 la ocupación aumenta en 167.400 personas (+0,9% trimestral), lo que supone el mejor dato en un cuarto trimestre desde 2004 (+92.600 en el 4T19); de este modo, el empleo total se sitúa en 19,34 millones, el peor cierre de año desde 2017. Por su parte, en términos desestacionalizados, el empleo vuelve a crecer, pero muy por debajo del trimestre anterior (+1,3% vs +3%).

A nivel sectorial, la creación de empleo en el último trimestre del pasado año fue generalizada, destacando agricultura (+51.000) y servicios (+79.500), si bien sólo en el primer caso mejora el registro de un año antes (+47.700 y +83.000, respectivamente). Por detrás se sitúan construcción (+30.900 vs +14.000 en el 4T19) e industria, que anota el primer dato positivo en dicho periodo en tres años (+5.900 vs -52.100).  

Los nuevos ocupados en el trimestre fueron, fundamentalmente (i) asalariados (+133.500 vs +28.900 los trabajadores por cuenta propia), (ii) temporales (+107.200 vs -26.300 los indefinidos), de forma que la tasa de temporalidad sube cuatro décimas hasta el 24,6%, lo que supone, no obstante, el mejor cierre de ejercicio en seis años (26,1% en 2019), (iii) a tiempo parcial (+144.400 vs +23.000 los ocupados a tiempo completo), y (iv) en el sector privado (+125.400 vs +42.000 en el público).

Los ocupados que no han trabajado en la semana de referencia, por vacaciones, razones técnicas o económicas o por estar sujetos a un ERTE, se reducen con fuerza, en más de 1,7 millones hasta un total de 1,89 millones, pero esto es algo habitual en los cuartos trimestres, al compararse con el tercero, el trimestre donde se concentran las vacaciones; de hecho, las ausencias por ERTE y paro parcial por razones técnicas o económicas solo descienden en 16.800 personas. El resultado es que las horas trabajadas crecen un 10,1% trimestral, el mayor aumento en un cuarto trimestre desde 2014, pero por debajo de la tasa de julio-septiembre (+15,1%).  

En todo caso, respecto al cierre de 2019 las horas trabajadas se encuentran un 6,1% por debajo. Por actividades, como se observa en la tabla anterior, las peor paradas son las artísticas y recreativas (-19,9%) y, con especial intensidad, la hostelería (-43,7%), precisamente las más afectadas por las medidas de contención de la pandemia. En el extremo opuesto se sitúan educación y actividades financieras (+6,1% y +9,4%, respectivamente).

En términos de ocupados, la caída interanual es algo menor, del 3,1% (622.600 ocupados menos); dicha tasa supone prolongar la senda de ralentización de los trimestres anteriores (-3,5% en el 3T20). La pérdida de empleo en 2020 fue generalizada por sectores, pero se concentra, sobre todo, en los servicios (-537.000).

La tasa de paro se reduce levemente

El paro se reduce en el 4T20 apenas un 0,1% trimestral, 3.100 personas, el peor registro en un cuarto trimestre desde 2017 (-22.500 un año antes). El volumen total de parados se aproxima a los 3,72 millones, el peor cierre en tres años y equivalente al 16,1% de la población activa, dos décimas menos que el trimestre anterior, pero por encima del 4T19 (13,8%).

Al hilo del proceso de normalización comentado anteriormente, el número de inactivos sigue reduciéndose: lo hace en 124.600 personas, la mayor caída de la serie en un cuarto trimestre.

En términos interanuales, el aumento del paro se vuelve a acelerar, 1,3 puntos hasta el 16,5% (casi 528.000 parados más), que es la tasa más alta desde mediados de 2012.

Sigue aumentando el volumen de activos

La caída del paro en el trimestre habría sido mayor, de no ser por el fuerte aumento de los activos, que se siguen recuperando, tras la enorme reducción sufrida en la primera mitad del año: crecen en 164.300 personas (+0,7% trimestral), el mayor aumento en este periodo desde 2004. Estos activos son mujeres (+177.700 vs -13.400 los hombres), y, sobre todo, españoles (+123.500 vs +40.700 los extranjeros). Como resultado, la tasa de actividad crece cuatro décimas hasta el 58,2%.

Pese al extraordinario aumento del último trimestre, en el conjunto de 2020 los activos se reducen un 0,4% interanual (-94.700), el primer retroceso desde 2016, sobre todo hombres (-116.500) y españoles
(-186.500).

La crisis se ceba con los archipiélagos

El pasado año sólo tres regiones crearon empleo: Murcia, La Rioja, ambas muy levemente (+0,4% y +0,3%, respectivamente), y, sobre todo, Extremadura (+1,4%).

Por el contrario, las Comunidades que más ocupación perdieron, en términos relativos, fueron las insulares
(-8,1% Baleares y -12% Canarias), muy por delante de Cataluña y Aragón, con tasas próximas al -4%. En términos absolutos Cataluña anota una pérdida de 137.500 puestos de trabajo, seguida de Canarias
(-112.900) y Madrid (-107.000).

Por lo que respecta al paro, también fueron tres las regiones que lo redujeron en 2020: Galicia (-2,2%), Murcia (-4,7%) y Extremadura (-10,4%). En el extremo opuesto destacan Cataluña (+32,6%), Madrid (+36,2%) y, en especial, Baleares (+75,3%). En cuanto a la tasa de paro, dentro de un empeoramiento casi generalizado, sobresalen, de nuevo, las regiones insulares, con aumentos de seis y siete puntos; Canarias, además, lidera el ranking, con una tasa del 25,2% de la población activa, 15 puntos más que País Vasco

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Actualidad

Fin del contenido principal

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.