Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

El dividendo en acciones puede ponerse de nuevo de moda

Publicado el 01/06/2020

Descargar documento completopdf

Se trata de una fórmula de retribución a los accionistas que tuvo un notable auge en nuestro país a partir de la crisis financiera de 2008 y que ahora puede cobrar nuevo impulso dentro de una estrategia por la cual las empresas intentarán salvaguardar al máximo la caja generada por su actividad. Recientemente ha sido Telefónica la que ha anunciado su regreso a este mecanismo, después de haberlo dejado en 2016.

Se denomina dividendo elección, dividendo opción o, según la terminología anglosajón, scrip dividend y se instrumenta mediante la entrega gratuita a cada accionista de derechos de suscripción procedentes de una ampliación de capital liberada. Dicha entrega está en función del número de acciones que se posea, de tal manera que si un accionista posee 100 títulos, le corresponderán 100 derechos de suscripción que le van a ofrecer tres posibilidades: 1) Vender los derechos a la propia compañía emisora, quien se compromete a adquirirlos a un precio fijado de antemano (es equivalente a un dividendo pagado en efectivo y está sometido a retención por IRPF); 2) Vender todos o parte de los derechos en el mercado, al precio al que estén cotizando, ya que son negociables (también está sometido a retención por IRPF); y 3) Acudir a la ampliación de capital y recibir las acciones nuevas que le correspondan en función de los derechos asignados (no está sometido a retención por IRPF).

Como se ha mencionado, el dividendo en acciones permite reducir la salida de caja en función de cuántos accionistas decidan suscribir las acciones nuevas emitidas por la compañía en lugar de vendérselos a ella. En cuanto a las acciones que ésta emite, son con cargo a reservas de libre disposición, lo que significa que no se produce ningún impacto cuantitativo sobre el patrimonio empresarial, tan sólo resulta en un cambio en su composición (disminuyen las reservas y aumenta el capital social). Por último, se debe saber que el precio de la acción descontará el valor del derecho de suscripción el día en que se produzca su asignación a cada accionista, cotizando de forma separada la acción exderecho y el propio derecho durante la operación (no menos de 15 días).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal