Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

EEUU / Unas elecciones demasiado ajustadas que abren camino a una batalla legal

Publicado el 04/11/2020

Descargar documento completopdf

Los resultados preliminares no han definido el ganador de la contienda presidencial en EEUU, con ocho estados aún en la labor del recuento de votos. A pesar de que el proceso sigue abierto, el presidente Trump declaró su victoria, denunció posibles fraudes y amenazó con disputar los resultados en el Tribunal Supremo, un proceso que implicaría semanas de incertidumbre política. Por su parte, el partido demócrata parece mantener la mayoría en la Cámara de Representantes, al tiempo que el Senado podría permanecer en control republicano. La probable división del Congreso apunta a dificultades en materia de política económica, en especial en cuanto a la posible aprobación y cuantía de un nuevo paquete fiscal, pero también complica las subidas de impuestos y los cambios regulatorios de calado que estaban en la agenda demócrata. En los mercados, la volatilidad ha dominado en la renta variable, aunque se inclina por las ganancias, el dólar queda “en tablas” y se ha producido un claro movimiento comprador en deuda pública

A cierre de esta nota, los resultados preliminares, basados en el recuento de votos en 42 de los 50 estados, no han definido el ganador de la contienda presidencial en EEUU. El candidato demócrata Joe Biden mantiene una clara ventaja en el voto popular, al obtener 68,8 millones de votos, equivalente al 50% de lo contabilizado, frente a los 66,5 millones de votos (49%) por el presidente Donald Trump. Sin embargo, lo más importante es que ninguno de los candidatos ha obtenido los 270 delegados del Colegio Electoral necesarios para declarar la victoria: en estos momentos, 238 declarados para Biden y 213 para Trump. El resultado final será determinado por los 87 delegados restantes, que se reparten en ocho estados, incluyendo Pensilvania (20 delegados), Michigan (16), Georgia (16) y Carolina del Norte (10). Los resultados preliminares desafiaron las estimaciones de los sondeos, que arrojaban, consistentemente, una ventaja de al menos 7 p.p. a favor de Biden y muchas opciones de que los demócratas controlasen ambas cámaras del Congreso. Por su parte, se estima que la tasa de participación se haya incrementado notablemente frente al 55,5% en las elecciones del 2016.

A pesar de que el proceso sigue abierto, el presidente Trump ha declarado su victoria y denuncia posibles fraudes electorales. Trump anunció que su partido ha obtenido la mayoría de los votos en, al menos, cuatro de los estados restantes, lo que le aseguraría la mayoría en el Colegio Electoral. El presidente también ha señalado posibles fraudes electorales relacionados con el recuento de votos por correo, que aún están en proceso de contabilización, pero sin aportar pruebas. De hecho, en algunos de los estados restantes, las autoridades electorales han fijado el 13 de noviembre como fecha máxima para recibir los votos por correo. El presidente Trump ha advertido que su partido denunciará la contabilización de votos posterior al día de las elecciones al Tribunal Supremo, que, de aceptar el caso, tendrá la misión de dictaminar una resolución en los estados disputados. La situación se asemeja al proceso legal durante las elecciones del año 2000, donde el Tribunal Supremo, en un período de un mes, decretó la victoria de Bush sobre Gore en el disputado estado de Florida, que le llevó a la presidencia. De confirmarse, el proceso conllevaría a un período similar de incertidumbre, que podría durar varias semanas, dado el número de estados posiblemente disputados.

El Congreso parece quedar dividido y apunta a dificultades para aprobar nuevos estímulos fiscales. De momento, los resultados preliminares le otorgan al partido demócrata 188 escaños en la Cámara de Representantes (cámara baja del Congreso, 435 escaños) frente a los 181 escaños para el partido republicano. Las estimaciones de la prensa americana y de los comentaristas políticos apuntan a que la distribución de los 66 diputados restantes le permitirá al partido demócrata mantener su mayoría en la Cámara. Por su parte, los resultados provisionales para el Senado (cámara alta del Congreso, 100 escaños) se dividen en 47 escaños para cada partido, con una mayor posibilidad de que quede bajo el control del partido republicano.

La división del poder entre las dos cámaras del Congreso implicaría obstáculos para la ejecución de gran parte de las propuestas de políticas en las plataformas de cada partido: los cambios propuestos en la política tributaria y regulatoria (en concreto para el sector financiero, tecnológico, energético y farmacéutico) por los demócratas, por ejemplo, requerirían la aprobación de los republicanos en el Senado, que será muy difícil de lograr. En el corto plazo, la aprobación del nuevo paquete fiscal, de alcanzarse un acuerdo, probablemente se ubicaría en torno a 1,5 billones de dólares, cuantía que ha estado sobre la mesa en las últimas rondas de negociaciones entre los dos partidos. El resultado sería una política fiscal con un sesgo similar a la de la administración Trump en los últimos dos años (2019 2020), indudablemente de menor escala que el escenario esperado bajo una "gran victoria" demócrata. Sin embargo, dependiendo de quién gane la presidencia, se podrían dar cambios importantes en cuanto a la política ambiental (Biden tiene un objetivo de cero emisiones netas para el 2050), sanitaria (mayor cobertura con Biden) y, parcialmente, exterior (acercamiento con aliados y enfrentamiento con China, bajo una administración Biden).

En los mercados, la reacción más clara se ha producido en la deuda pública, con intensas compras que ha provocado una caída de la tir a 10 años de EEUU de unos 10 pb, hasta oscilar en torno a la referencia clave de 0,80%. Este comportamiento se explica por: i) la posible judicialización del resultado; ii) unas cámaras divididas que van a suponer un aumento del gasto público menor del esperado; y iii) una rebaja de las previsiones de crecimiento en el corto plazo. Además, el periodo de incertidumbre que se abre da valor a su condición de activo refugio. En la UEM, las compras han llegado a todos, core y periféricos, con el bono español viendo su tir caer a niveles del 0,08% y el alemán haciendo otro tanto hasta el -0,67%. Más difícil de interpretar es la respuesta de la renta variable, que ha oscilado entre ganancias notables durante un breve tiempo, hasta caídas significativas poco después (el gráfico adjunto lo ilustra a través del Nasdaq 100). En Europa a media mañana dominaba el signo positivo (sin superar el 1%), con excepción del Ibex (-0,5%), penalizado por las caídas de los valores bancarios, más preocupados por factores ligados al Covid y a los riesgos de nuevas restricciones a la movilidad. Por lo que respecta al dólar, sus movimientos no han sido muy intensos y, de hecho, el Dollar Index está prácticamente en tablas. De manera particular, el cruce euro/dólar llegó a niveles de 1,16 eur/usd y luego se ha recuperado hasta 1,174 eur/usd.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Actualidad

Fin del contenido principal

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.