Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / Se reducen los temores de un debilitamiento significativo

Publicado el 17/06/2019

Descargar documento completopdf

Los indicadores de consumo continúan mejorando, en línea con lo esperado, mientras que la industria sigue mostrando una mayor resistencia de lo esperado al enfriamiento global del sector. En cualquier caso, parece claro que la economía se mantiene creciendo y que los indicadores macro no advierten de un riesgo preocupante de recesión a corto plazo.

Las ventas minoristas se reactivaron en mayo (0,5% vs 0,3%) y de forma generalizada entre partidas (el componente subyacente también creció un 0,5%), siendo las ventas de automóviles (0,8% vs -0,5%) y, sobre todo, online (1,4% vs 0,5%) las que mejor se comportaron en mayo. Además, el balance de lo que llevamos del 2T19 es muy positivo (5,6% anualizado vs 2,9%), por lo que, a la espera de ver el comportamiento del gasto en servicios, el dato es consistente con una reactivación en el consumo respecto al débil 1T19.

La producción industrial también mejoró, aunque no consigue recuperarse totalmente de la caída del mes anterior (0,4% vs -0,4%). La lectura por tipos de industria deja ciertas dudas de cara a los próximos meses: la mayor parte del aumento de la producción en mayo se produjo en actividad de producción y provisión de suministros públicos (2,1% vs -3,1%), lo que se explica por factores climatológicos y, por tanto, modera la señal positiva del dato total. Por su parte, las industrias más relevantes decepcionaron: la actividad manufacturera mejoró, pero no consiguió recuperar las caídas de meses anteriores (0,2% vs -0,5%) y la industria extractiva se encuentra prácticamente estancada (0,1% vs 2,2%).

En balance, los indicadores de actividad siguen siendo consistentes con una economía en expansión. Todo parece indicar que la mayor parte del crecimiento del 2T19 vendrá por el lado del consumo, que se está beneficiando en estos meses de las devoluciones fiscales (retrasadas respecto a años anteriores), ciertas rebajas fiscales (por los cambios legislativos de 2018) y el abaratamiento de la energía (el precio de la gasolina está cayendo), lo que se une a la revalorización de sus activos (sobre todo, en bolsa) y la elevada confianza de las familias. Por el contrario, la mejora de la producción en mayo es insuficiente, pero tampoco sorprende: el sector continúa lastrado por la fortaleza del dólar, la debilidad de la demanda global y la incertidumbre por las tensiones comerciales, por lo que no esperamos que se reactive de forma significativa en el corto plazo.

En cualquier caso, parece claro que la economía se está enfriando de forma muy gradual y dentro de lo esperado, pero la incertidumbre sobre el escenario en el medio plazo y una inflación muy contenida en los últimos meses (la subyacente se ha mantenido estable en el 2,0%-2,2% en los últimos 10 meses), explica que el mercado espere que la Fed recorte su tipo de referencia en, al menos, 50 p.b. en 2019.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal