Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

EEUU / Se dispara el optimismo empresarial a comienzos de año

Publicado el 06/02/2018

Descargar documento completopdf

La economía se está comportando mejor de lo esperado en este inicio de año. La encuesta ISM para sectores no manufactureros sorprende al alza en enero y marca un nuevo máximo en el ciclo, probablemente, impulsada por los efectos de la reforma fiscal de la administración Trump.

 

El ISM no manufacturero repuntó con fuerza en enero (59,9 vs 56,0), compensando la caída de meses anteriores y registrando máximos en el ciclo actual. Según el propio instituto que realiza la encuesta, estos niveles son compatibles con un crecimiento del conjunto de la economía del 4,0% anual en el 1T18.

La mejora de enero fue generalizada entre partidas, pero especialmente intensa en pedidos (+8,2 puntos hasta 62,7), lo que prolonga la señal expansiva en el corto plazo, y en empleo (+5,3 puntos hasta 61,1), que se disparó hasta máximos en la serie disponible. Entre el resto de partidas, cabe destacar la percepción de mayores precios de producción (61,9 vs 59,9), una menor acumulación de inventarios (49,0 vs 53,5) y una aceleración en los flujos comerciales (aumentan exportaciones e importaciones).

Entre sectores, solo tres industrias de las dieciocho consideradas recogen un deterioro de la actividad respecto al mes de diciembre: industria de la información, servicios técnicos y profesionales y otros servicios. Por el contrario, destaca la mejora de las condiciones que se observan en las industrias extractivas (gracias al aumento en el precio del petróleo), de provisión de servicios básicos (mayores necesidades de energía en este momento del año), construcción (señales positivas para el sector) y sector minorista (buen momento del consumo), entre otros.

La mejora de la encuesta se une a la señal fuertemente expansiva del ISM para el sector manufacturero (59,1 en enero) y al excelente registro del mercado laboral (más creación de empleo y tasas de paro en mínimos). Aunque es cierto que la confianza empresarial parece inflada por las expectativas de mayores beneficios empresariales tras la puesta en marcha de la reforma fiscal, todo apunta a que el comienzo del año está siendo más dinámico de lo esperado. Las buenas perspectivas de crecimiento y las tímidas e incipientes señales de presiones inflacionistas (por la aceleración puntual de los salarios en enero) están alimentando las perspectivas de mayores subidas de tipos por parte de la Fed (también ha coincidido con el comienzo de la etapa de Jerome Powel al frente) y ha servido de excusa para la fuerte corrección de las bolsas estadounidenses en las últimas jornadas.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal