Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / Modesta mejora en la confianza empresarial en mayo

Publicado el 03/06/2020

Descargar documento completopdf

El proceso de reapertura económica se refleja en una leve mejora en la confianza empresarial en mayo, tanto en el sector manufacturero como en los servicios. No obstante, los registros aún son consistentes con contracciones en la actividad y en el empleo, que se debería traducir en una caída en el PIB de dos dígitos en el 2T20. En condiciones extremas como las actuales, las encuestas suelen ser una mejor guía para señalar los puntos de inflexión en la actividad que para aproximar las tasas de crecimiento de la producción. Con esta visión, el hecho de que se superen los mínimos de abril es una noticia positiva. Además, el repunte que se observa en los datos de alta frecuencia también sugiere que la recuperación de la confianza tomará impulso en junio, bajo el supuesto de que se siga controlando el contagio.

 

La encuesta del ISM para el sector no manufacturero registra una leve mejora en mayo (de 3,6 puntos, hasta 45,4), beneficiándose del proceso de reapertura económica que se inició durante el mes en la mayoría de los estados. A pesar del avance, el índice se ubicó por segundo mes consecutivo por debajo del umbral que indica tradicionalmente crecimiento (50). El Instituto ISM citó las disrupciones que aún está significando la crisis de Covid-19 en las cadenas de producción, la capacidad productiva y la disponibilidad del recurso humano. Esto se vio reflejado en el componente de reparto de proveedores, que se mantiene cerca del máximo histórico registrado en el mes de abril (67 vs 78,3) y que, al incorporar las interrupciones en el suministro de insumos a los distintos sectores, ha ayudado a inflar artificialmente el índice general. Asimismo, el componente de empleo se mantuvo deprimido en 31,8 (frente al 30 en abril).

Entre tanto, el componente de producción también se incrementa (+15 puntos, hasta 41), si bien se mantiene por tercer mes consecutivo en la zona de contracción. La mejora se debió principalmente a un repunte en la actividad del sector del comercio minorista, así como en las finanzas, los seguros y la agricultura. En contraste, la encuesta señala a los servicios de restauración, entretenimiento, viaje y turismo como los más afectados por el colapso de la demanda. Asimismo, el sector de la construcción ha visto un fuerte parón en la actividad y el informe advierte de interrupciones en el suministro de materiales.

Por su parte, el índice de confianza del sector manufacturero mejoró levemente en mayo (+1,6 puntos, hasta 43,1), aunque también por tercer mes consecutivo por debajo del umbral de crecimiento. El componente de producción (+5,7 puntos hasta 33,2) fue el que registró la recuperación más marcada, impulsado principalmente por un crecimiento positivo en los sectores de productos alimenticios, tabaco, muebles y otros enseres, y producción de madera y papelería. Por otro lado, los encuestados citaron continuos retrasos en el suministro de insumos por parte de los proveedores, aunque a un menor ritmo que el mes anterior (el componente retrocede en 8 puntos hasta 68). En cuanto a la demanda, los pedidos también atenuaron el descenso (31,8 vs 27,1), tanto a nivel doméstico como externo, al tiempo que la encuesta cita cierta mejora en las ventas de gasolinas por la mayor movilidad personal durante el mes. En cuanto a la fuerza laboral, la encuesta muestra una pérdida de empleo neta, pero con menor intensidad relativa a abril (32,1 vs 27,5).

En general, las encuestas del ISM ponen en evidencia la mejora en el sentimiento empresarial que está significado la relajación de las medidas de confinamiento puestas en marcha para frenar la propagación de la crisis de Covid-19. La magnitud del ascenso, sin embargo, es todavía muy limitada, consistente con una moderación en el ritmo de contracción en mayo y no con el retorno a un crecimiento positivo en la actividad. La información es consistente con el indicador de actividad económica de la Fed, que ha visto una leve moderación en el ritmo de caída en la economía desde el mínimo alcanzado a finales de abril (ver gráfico). El mayor dinamismo en los datos de alta frecuencia en las últimas semanas, tanto en la movilidad como en el comercio y en el transporte, sugiere que la mejora en la confianza tomará mayor impulso en junio; eso sí, siempre bajo el supuesto de que la reciente escalada en las protestas y en las tensiones sociales no se trasmitan en nuevas pérdidas significativas en la actividad o, crucialmente, en nuevas oleadas en el contagio.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal