Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / Mejor el consumo que la industria

Publicado el 16/07/2019

Descargar documento completopdf

En junio, las ventas minoristas se aceleran y la producción manufacturera se reactiva, cerrando un 2T19 que ha ido de menos a más, en el que el consumo de las familias sostendrá el crecimiento del PIB en torno al 1,5% anualizado, contrarrestando la contracción de la inversión.

Por el lado del consumo, las ventas minoristas volvieron a sorprender de forma positiva: crecieron un 0,4% por tercer mes consecutivo, mientras que, excluyendo las partidas más volátiles, el "grupo de control" de las ventas se aceleró hasta ritmos del 0,7% desde 0,6%. A la espera de conocer el gasto en servicios (0,4% en media en los últimos meses disponibles), todo parece indicar que el consumo nominal repuntará con fuerza en junio. Además, teniendo en cuenta que el deflactor del consumo está moderándose en los últimos meses (debido al abaratamiento de la energía), esperamos que el gasto en términos reales repunte hacia ritmos del 3,0%-4,0% anualizado en el 2T19.

El sector industrial también se comportó algo mejor de lo esperado: aunque la producción se estancó en junio (0,4% en mayo), el enfriamiento se concentró en la producción y provisión de utilities (-3,6% vs 2,4%), perjudicada por un mes de junio menos caluroso de lo normal (es decir, un factor puntual), que ha reducido la demanda de aire acondicionado. En el lado positivo, la producción manufacturera se reactivó en junio (0,4% vs 0,2%), sobre todo, gracias a la producción de automóviles (2,9%), y la actividad extractiva se ha mantenido creciendo a ritmos modestos (0,2% por segundo mes consecutivo).

Por el momento, mantenemos la señal positiva para el consumo privado en el corto plazo, pero no esperamos grandes mejoras por el lado de la industria. Por un lado, las familias siguen disfrutando de un buen momento, gracias a la fortaleza del mercado laboral, el gradual aumento en los salarios, la continua revalorización en sus activos financieros e inmuebles y, recientemente, el abaratamiento de los precios energéticos. Por el contrario, el sector industrial y, sobre todo, el manufacturero, está lastrado por la incertidumbre de las tensiones comerciales EEUU-China, la fortaleza relativa del dólar, el enfriamiento de la inversión en equipo y la debilidad de la demanda global, lo que se refleja en el descenso en las encuestas.

Estos buenos registros de actividad de junio no cuestionan la señal de enfriamiento para el conjunto de la economía en el corto plazo y no modifica las expectativas de recorte de tipos por parte de la Fed: el mercado sigue cotizando una bajada de 25 p.b. a finales de este mes y otros 25 p.b. antes de final de año.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal