Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / Mayor optimismo en los empresarios no manufactureros

Publicado el 05/03/2019

Descargar documento completopdf

Las encuestas ISM reflejan en febrero una suerte desigual entre sectores: persiste la tendencia de deterioro en las expectativas para las industrias manufactureras, similar a la que se registra en el ámbito global, mientras que mejoran las perspectivas para el resto de sectores.

Las expectativas para el sector manufacturero volvieron a enfriarse en febrero: el ISM descendió en 2,4 puntos hasta 54,2, mínimo desde noviembre de 2016, tras un deterioro generalizado entre las principales partidas que componente la encuesta (descienden con fuerza las expectativas de actividad, pedidos y creación de empleo, entre otras). Curiosamente, entre sectores, solo el de producción de minerales no ferrosos recoge un deterioro de la actividad respecto al mes anterior; mientras que sorprenden de forma positiva los de producción de bienes de capital (a pesar de las dudas sobre la inversión en equipo) y producción de metales industriales (afectadas por los aranceles).

Por el contrario, las expectativas repuntaron con fuerza entre los empresarios del resto de sectores: el ISM no manufacturero aumentó en 3,0 puntos hasta 59,7, prácticamente retomando los máximos del ciclo. Además, las principales partidas de la encuesta (actividad y pedidos) se situaron por encima de 60 y en máximos en 14 años; es decir, niveles especialmente expansivos, consistentes con que la mejora se prolongue en el corto plazo. Por sectores, no hay ninguno que recoja un deterioro respecto al mes anterior, recogiendo sorprendentes mejoras en sectores que están transmitiendo muchas dudas, como son el extractivo, el residencial, el de construcción, la administración pública o, incluso, el minorista.

En balance, el deterioro de las expectativas en los sectores manufactureros no debe sorprender demasiado, teniendo en cuenta el enfriamiento de la demanda global, los efectos de la guerra comercial y el deterioro de estos sectores en el ámbito global. Por el contrario, la significativa mejora del ISM no manufacturero supone una nota muy positiva en un momento del ciclo de mucha incertidumbre. Según las estimaciones del propio Instituto ISM, los niveles de ambas encuestas son consistentes con un crecimiento en el 1T19 por encima del 3,0% anualizado, es decir, muy por encima de nuestro escenario de crecimiento de corto plazo: seguimos esperando un progresivo enfriamiento de la economía hacia el rango 1,5%-2,0% anualizado en los próximos trimestres, básicamente, debido al menor estímulo fiscal y al impacto de las subidas en los tipos de interés.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal