Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / Los activos en bolsa permiten un nuevo máximo en la riqueza de las familias

Publicado el 07/12/2018

Descargar documento completopdf

Los activos financieros siguen revalorizándose con fuerza y permiten que la riqueza de las familias vuelva a marcar un nuevo máximo histórico; junto con la fortaleza del mercado laboral y la elevada confianza de las familias, el dato da continuidad al buen comportamiento del consumo en el corto plazo.

La riqueza neta de las familias volvió a crecer con fuerza en el 3T18 (8,0% anualizado vs 9,0%), alcanzando un nuevo máximo histórico: 109 billones de dólares (un 89% por encima del anterior máximo en 2009); lo que supone un 528% del PIB, muy por encima de las ratios registradas en anteriores burbujas financieras (445% en el 1T00 y 485% en el 1T07).

El valor de los activos de las familias sigue creciendo a ritmos muy dinámicos (7,5%), aunque por debajo de los registros de anteriores trimestres (8,2% en el 2T18), debido a la menor revalorización de los activos inmuebles (3,5% vs 7,7%) que, probablemente, responda a la moderación en los precios de la vivienda en los últimos meses. Por el contrario, los activos financieros siguen revalorizándose con fuerza (9,0% vs 8,6%), principalmente, gracias a los activos en bolsa (17,2% vs 13,4%).

Por otro lado, las familias están endeudándose a un mayor ritmo (4,3% anualizado en el 3T18 vs 3,2%), si bien es cierto que su deuda sigue suponiendo menos del 100% de su renta disponible y, por tanto, se mantiene contenida, incluso, por debajo de su media de largo plazo (ver gráfico). Este mayor endeudamiento es generalizado, pero especialmente intenso en el crédito al consumo: 7,9% anualizado en el 3T18 hasta suponer más del 25% de la renta disponible, es decir, en torno a máximos históricos.

La revalorización de los activos de las familias continúa apoyando el consumo de las familias, mientras que el gradual aumento de su deuda también refleja una mayor disposición al gasto. Ambos indicadores se unen al buen momento por el que atraviesa el mercado laboral (tasa de paro en mínimos desde 1969 y salarios comenzando a repuntar) y todo ello se traduce en una confianza de las familias en torno a máximos cíclicos. En el lado negativo, el elevado nivel de riqueza sigue alertando sobre el calentamiento de una parte de la economía; mientras que el proceso de subidas en los tipos de interés, la madurez del ciclo económico y la reciente volatilidad en los mercados sugieren que la riqueza de las familias está cerca de su techo.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal