Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / Las perspectivas para el final del año en la industria manufacturera son positivas

Publicado el 04/12/2018

Descargar documento completopdf

El ISM manufacturero recupera niveles en torno a máximos cíclicos, tras dos meses de deterioro. Aun así, el buen dato no es incompatible con nuestras expectativas de que la economía se está enfriando gradualmente tras la fortaleza del 2T18-3T18.

 

El ISM manufacturero aumentó con fuerza en noviembre (+1,6 puntos hasta 59,3), después de dos meses consecutivos de moderación, recuperando niveles en torno a máximos en el ciclo, gracias a una mejor generalizada entre las principales partidas de la encuesta (ver tabla). De nuevo, las estimaciones de crecimiento del propio ISM a partir del registro de noviembre superan, con mucho, nuestras previsiones para el 4T18 (4,9% anualizado frente a 2,0%-2,5% estimado por Bankia Estudios).

Entre los componentes de la encuesta, la mayor parte de la mejora de noviembre se produjo en pedidos (62,1 vs 57,4), lo que prolonga la señal expansiva actual en el corto plazo (esta partida funciona como indicador adelantado de la propia encuesta). También aumentan, aunque en mucha menor medida, las otras dos partidas consideradas clave: actividad y empleo. Entre el resto de las partidas, caben destacar el continuo descenso en precios de producción (60,7 vs 71,6), debido al descenso de los precios de las materias primas (sobre todo, de los metales industriales); así como los bajos niveles en los componentes relacionados con el comercio exterior (exportación e importaciones mantienen la señal menos dinámica de la encuesta).

Entre sectores, solo 3 de los 18 considerados recogen un deterioro respecto al mes de octubre: imprenta, producción de minerales no metálicos y metales primarios; en este último caso, sin duda, relacionado con la incertidumbre derivada de la guerra comercial con China. Entre el resto de sectores, están también muy extendidas las quejas y comentarios sobre problemas de provisión de inputs y aumento de la incertidumbre derivado de las tensiones comerciales.

En balance, la mejora de las expectativas en noviembre es una señal positiva para el último tramo del año. Además, se conoce justo después de un G20 que ha servido para relajar las tensiones entre EEUU y China. Sin embargo, teniendo en cuenta que la señal de esta encuesta ha "exagerado" el tono del sector y del conjunto de la economía en los últimos meses (ver gráfico), la mejora de noviembre no cambia nuestro escenario de gradual enfriamiento en los próximos trimestres y, sobre todo, en 2019, teniendo en cuenta el menor impulso fiscal esperado, la madurez del ciclo y el agotamiento de variables clave como el consumo de las familias o la inversión en bienes de equipo.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal