Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / Las expectativas para la industria se estabilizan

Publicado el 02/04/2019

Descargar documento completopdf

Los empresarios manufactureros se siguen mostrando especialmente optimistas y, aunque parece claro que el mejor momento del sector se ha quedado atrás, la encuesta ISM modera los peores temores para el conjunto de la economía y anticipa cierto tono positivo para el 2T19.

 

El ISM manufacturero aumentó en marzo algo más de lo esperado (55,3 vs 54,2 anterior) y parece estabilizarse en niveles levemente inferiores a los registros del año pasado, pero aun así expansivos. El balance del 1T19 es algo más modesto que el del trimestre anterior (55,4 vs 56,9) y es consistente con nuestras expectativas de un enfriamiento de la economía hacia ritmos por debajo del 2,0% anualizado.

Entre partidas, la mejora de marzo fue bastante generalizada. Por un lado, el aumento de producción (55,8 vs 54,8), pedidos (57,4 vs 55,5) y, sobre todo, empleo (57,5 vs 52,3) anticipa que el sector se mantendrá creciendo en el corto plazo. Por el otro, la partida de reparto de proveedores continúa moderándose hacia niveles más cercanos a su media de largo plazo y los empresarios están acumulando existencias a un menor ritmo, en ambos casos, reflejo de una menor distorsión en los datos por culpa de la guerra comercial con China. Mención aparte (no se utilizan en el cálculo del índice general ISM) merecen las partidas de exportaciones e importaciones, que se encuentran cerca de niveles contractivos, en este caso, influidas por el descenso en la demanda global y la incertidumbre por las negociaciones EEUU-China.

Entre sectores, solo dos industrias de escaso peso en el índice de producción industrial recogen un deterioro respecto al mes de febrero: textil y papelera (apenas pesan un 2,71% del total). Por el contrario, entre las industrias que concentran las mejores perspectivas se encuentran la refinería y la de producción de bienes de equipo, entre otras, lo que supone una tímida señal positiva para la inversión en bienes de equipo, que había decepcionado en los últimos meses.

En balance, la confianza de los empresarios manufactureros parece estabilizarse en niveles aceptablemente expansivos. La tendencia global del sector sugiere que su mejor momento ha quedado atrás, teniendo en cuenta la incertidumbre por la guerra comercial y el enfriamiento de la demanda. En cualquier caso, la mejora de marzo en EEUU sirve para moderar los temores sobre el momento por el que atraviesa la economía, después del deterioro generalizado en los indicadores de enero y febrero. Las señales positivas a medida que nos acercamos al 2T19 y la desaparición de algunos factores que habrían lastrado los registros del 1T19 (cierre de gobierno, mal tiempo, incertidumbre sobre guerra comercial, entre otros) están permitiendo una revisión al alza en las previsiones del PIB para el 2T19 (por encima del 2,0% anualizado).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal