Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / Las expectativas en el sector manufacturero se estabilizan

Publicado el 03/12/2019

Descargar documento completopdf

La encuesta ISM se mantiene estable en niveles contractivos en el sector manufacturero, pero, al menos, no se observa un deterioro adicional preocupante en las expectativas. Mientras tanto, la guerra comercial vuelve a recrudecerse hacia Latinoamérica y Europa.

 

El ISM manufacturero se mantuvo estable en noviembre (48,1 vs 48,3) y, aunque el mercado esperaba una mejora significativa (49,2 según Bloomberg), el dato no refleja un deterioro preocupante en las expectativas empresariales, en un sector que, cabe recordar, se encuentra actualmente en recesión. El nivel medio de la encuesta en los últimos meses es consistente con un crecimiento del PIB en torno al 1,5% anualizado; es decir, en la parte baja del rango de estimaciones para el 4T19.

El registro de noviembre fue muy heterogéneo entre partidas (ver tabla): actividad se recuperó con fuerza (49,1 vs 46,2), pero empeoran las expectativas en pedidos (47,2 vs 49,1) y empleo (46,6 vs 47,7). Entre industrias, solo 5 de las 18 consideradas recogen una mejora de la actividad respecto al mes anterior, entre las que destacan la textil, la de alimentación y la de producción de equipos electrónicos, que suponen el 20% del índice de producción. El 80% restante recogen una contracción en la actividad.

El dato se conoce justo cuando la administración Trump ha dado una vuelta de tuerca a la guerra comercial, lo que volverá a pesar en el sentimiento empresarial. Por un lado, pretende introducir aranceles sobre el aluminio y el acero a Brasil y Argentina (en ambos casos, suponen el 10% de las exportaciones que cada uno destina a EEUU), a quien acusa de manipular sus divisas (curiosamente, ambos bancos centrales están interviniendo en el mercado para frenar la depreciación), lo que está perjudicando, sobre todo, al sector agrícola estadounidense. Por el otro, amenaza con incrementar los aranceles (incluso, hasta un 100%) sobre importaciones procedentes de Francia por valor de 2.400 millones de dólares (6,7% de las importaciones totales hacia EEUU), como contramedida a los mayores impuestos que ha establecido el país galo a multinacionales tecnológicas, en gran medida, estadounidenses. Por ahora, se trata solo de una amenaza, pero sienta un mal precedente sobre la posibilidad de gravar las importaciones de automóviles (la decisión se postergó sine die a mediados de noviembre).

Sea como fuere, la encuesta ISM de noviembre mantiene la señal de estabilización de unas expectativas empresariales que, al menos, no siguen cayendo, una tendencia que no está localizada en EEUU, sino que es global. Además, el final de la huelga en General Motors supondrá un acicate en la producción industrial en el corto plazo, tenido en cuenta que ese ha sido el principal lastre de la actividad en septiembre y octubre.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal