Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / La recuperación baja de velocidad en el 4T20

Publicado el 28/01/2021

Descargar documento completopdf

La economía cierra el 2020 con una marcada desaceleración: el PIB se expande un 4% trimestral anualizado en el 4T20, después del histórico repunte del 33% en el trimestre anterior. El desglose mostró una moderación en la recuperación del consumo privado, debido al drástico deterioro de la crisis sanitaria y al agotamiento de estímulos fiscales. Por su parte, el sector residencial, la industria y las exportaciones mantuvieron el buen momento. En balance, el PIB se contrae un 3,5% en 2020, el peor registro desde el inicio de la serie en 1950, si bien destacando positivamente al ser comparado con la magnitud de la caída en otros países desarrollados. Esperamos que el gradual proceso de vacunación y la puesta en marcha de nuevas medidas de expansión fiscal generen un fuerte impulso en la recuperación, con un crecimiento en torno al 6% este año.

 

La recuperación de la primera economía del mundo se ralentiza en el último tramo del año, con un crecimiento del PIB de 4,0% trimestral anualizado en el 4T20, lo que significa una marcada desaceleración frente al histórico rebote del 33,4% en el 3T20, en los primeros meses de la reapertura de la economía posterior al estallido de la crisis del Covid-19. En términos interanuales, el PIB modera la caída hasta el -2,5% (-2,8% en el 3T20), lo que implicó que, en el agregado del año, el tamaño de la economía se haya reducido un 3,5%, el peor registro desde el inicio de la serie en 1950. A pesar de la pérdida de vigor, EEUU destaca como uno de los países, entre las economías desarrolladas, que se mantiene en crecimiento positivo en el último trimestre del año, así como uno de los que más rápido está regenerando las pérdidas ocasionadas durante los meses de "hibernación" en la primavera, especialmente al ser comparado con la UEM (esperamos que el PIB en el 4T20 sea un 6,3% inferior al 4T19).

El cambio de marcha acusa, en primer lugar, una marcada desaceleración del consumo privado (2,5% trimestral anualizado desde 41,0% en el 3T20), que se ve negativamente impactado por el drástico deterioro de la emergencia sanitaria desde octubre y el agotamiento de estímulos fiscales desde los meses de verano. La moderación del gasto privado fue marcada tanto en el consumo de bienes como de servicios, y acusa, directamente, el impacto negativo de la reimposición de restricciones a la movilidad y a la socialización, con mayor intensidad en los últimos meses del año, de acuerdo a la evolución de los datos mensuales. Asimismo, la renta disponible real de los hogares registra una caída del 9,5% trimestral anualizado durante el 4T20, producto de las menores transferencias públicas a causa de la expiración de varias ayudas fiscales y del enfriamiento del mercado laboral, con la primera caída en el nivel de empleo en diciembre (-140.000 puestos de trabajo). Para suavizar el impacto en el consumo, las familias recurrieron una vez más a sus ahorros: la tasa de ahorro cae hasta el 13,4% de la renta disponible en el 4T20, desde 16,0% en el 3T20 y el pico del 33,7% en abril; en cualquier caso, se mantiene en niveles muy elevados. La incertidumbre sobre la crisis sanitaria, el mercado laboral y las ayudas fiscales se transmitió en un empeoramiento en la confianza de las familias durante el 4T20.

Por su parte, la inversión fija también se desacelera, pero se mantiene creciendo a un ritmo de dos dígitos (13,8% trimestral anualizado). En primer lugar, destaca el buen momento del sector vivienda: la inversión residencial se expandió a una tasa trimestral anualizada del 33,5%, después de haber registrado un avance histórico en el 3T20 (63%). En contraste con las ventas minoristas, los indicadores mensuales de la vivienda han mostrado una sólida recuperación en la demanda, que refleja condiciones crediticias muy favorables (los tipos de interés de 30 años son 100 pb inferiores a los de hace un año, las solicitudes de hipotecas crecieron un 31% interanual en diciembre), mejoras en la confianza y cambios de hábitos a lo largo de la pandemia. Para hacer frente a este auge de demanda, los productores han puesto en marcha nuevos proyectos (el número de viviendas iniciadas creció un 11,5% interanual en el 4T20), si bien no lo suficiente para resolver las limitaciones en la oferta: el número de viviendas en venta a finales de noviembre fue un 11,2% inferior al mismo mes de 2020 y se "agotaría" en 4 meses de acuerdo al ritmo actual de la demanda. Por otra parte, la inversión en bienes de equipo registra un crecimiento del 24,9%, el segundo trimestre en auge y después de haber retrocedido consecutivamente desde el 2T19 (-36% en el 2T20). Esta mejora que se observa desde el verano refleja probablemente los esfuerzos de las empresas por ajustar la infraestructura y maquinaria a las nuevas exigencias de la demanda.

En cuanto a los flujos comerciales, su contribución al crecimiento fue negativa en el 4T20: -1,5 p.p. después de restar también 3,2 p.p. al crecimiento del tercer trimestre. El comportamiento sigue siendo justificado por el fuerte avance de las importaciones (29,5%), que entran en la ecuación del PIB con el signo contrario y reflejan el marcado empuje de la demanda de bienes de capital y la mayor acumulación de inventarios, que suman 1,0 p.p. al PIB. Por su parte, las exportaciones se expandieron un 22%, principalmente debido al repunte de las ventas al exterior de bienes manufactureros, por el buen momento del sector industrial a medida que se restablecían las cadenas de producción global.

En balance, las cuentas nacionales del 4T20 ponen sobre la mesa el comportamiento de la economía después del excepcional boom tras el "desconfinamiento". Este período siguió un patrón de "más a menos", como se esperaba, si bien la pérdida de dinamismo se vio acentuada por el drástico deterioro en la curva de contagios a partir de octubre, situación que se transmitió en una fuerte moderación en el consumo privado, una vez más el más afectado por el despliegue de medidas impuestas para contener el rebrote. Sin embargo, a diferencia de la primera oleada del contagio, la intensificación de la crisis no resultó en una recaída generalizada de la economía, con sectores como la construcción o la industria manteniendo el buen momento a finales del año. La pérdida de empleo también ha estado concentrada en el sector de ocio y recreación, al tiempo que otros sectores mantienen intacto el proceso de reincorporación laboral.

Las perspectivas para el nuevo año son positivas: esperamos una expansión del 6% en el 2021. El patrón de "más a menos" que se vislumbra en la evolución de los indicadores mensuales en el 4T20 apunta a un débil comienzo de año. No obstante, esperamos que la recuperación gane impulso en los próximos meses, debido principalmente a dos factores:

•·        El control de la situación sanitaria - La evolución de los datos señala una estabilización en la curva de contagios, con el ritmo de nuevas infecciones moderándose, hasta los 150.000 casos por día (desde 250.000 a inicios de enero), y los ingresos a hospitales en mínimos desde mediados de diciembre. La mejora ha puesto fin a la creciente reimposición de restricciones; de hecho, esta semana California anunció un relajamiento en algunas de sus medidas, la primera vez desde la intensificación de la crisis. Esperamos que el avance en el programa de vacunación (que ya alcanza a más de 23 millones de personas, 7% de la población) acelere el gradual levantamiento de las restricciones y una reactivación en la movilidad, en el consumo y la demanda.

•·        Una política fiscal más expansiva - El nuevo gobierno de Biden ha propuesto un paquete de estímulos fiscales por 1,9 billones de usd, que incluye una nueva ronda de cheques a las familias, la extensión de varias ayudas fiscales y un mayor gasto sanitario. De ser aprobado en su totalidad, y al sumar el paquete por 900.000 millones legislado en diciembre, el plan implicaría estímulos fiscales por 13% del PIB, lo que se traduciría en un impulso al crecimiento de, al menos, 4 p.p. en total en 2021 y en el 2022.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Actualidad

Fin del contenido principal

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.