Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / La reapertura también se transmite a la inflación en junio

Publicado el 14/07/2020

Descargar documento completopdf

La gradual reactivación de la demanda, a medida que se revertían las medidas de confinamiento, se refleja en un marcado repunte en la inflación, que sube 0,5 pp en junio, hasta 0,6%. El aumento se debe a una moderación en la caída interanual de los precios de la energía, del vestido y el calzado y a un nuevo repunte en los precios de los alimentos. No obstante, la recuperación en la inflación probablemente ocurrirá solo gradualmente y hacia niveles inferiores al periodo previo a la crisis.

 

La inflación general subió en 0,5 pp en junio, hasta el 0,6% interanual, en línea con las expectativas del mercado y alcanzando el máximo registro desde el estallido de la crisis del Covid-19. En términos mensuales (datos desestacionalizados), el IPC ascendió un 0,6%, el avance mensual más intenso en los últimos once años, aunque compensando sólo, parcialmente, la caída de 1,3% que se registró entre febrero y mayo.

El incremento de la inflación se debió, principalmente, a una moderación en el ritmo de caída de la partida de energía, que ve su contribución negativa a la inflación general reducida en 0,5 pp. El comportamiento refleja un repunte en los precios de la gasolina en junio (10% mensual), por el aumento de la demanda ante el proceso de reanimación económica en la mayoría de los países avanzados.

Asimismo, la inflación en los alimentos sube desde 4,0% hasta 4,5%, el ritmo mayor desde finales del 2011, y dado lo persistente del aumento de la demanda de alimentos para preparar en casa.

Por su parte, la inflación subyacente, excluyendo alimentos y energía, se mantiene estable alrededor del 1,2%. El desglose revela avances mensuales en los precios de los servicios de transporte, del vestido y el calzado, que fueron compensados por una desaceleración en los precios de la vivienda.

En balance, los precios del consumo en EEUU se suman al proceso de recuperación de la crisis sanitaria, que se transmite, principalmente, a los precios de la energía y de ciertos bienes y servicios más sensibles a la demanda. No obstante, al igual que otros indicadores macro, el proceso de "normalización" probablemente ocurrirá de forma gradual, sujeto a una elevada volatilidad asociada a la evolución de la pandemia, especialmente sí el actual repunte en los contagios continúa resultando en una reimposición de restricciones al movimiento. Además, la economía opera muy por debajo de su capacidad: el PIB se sitúa más de un 10% por debajo del nivel del 4T19 y se han destruido 15 millones de puestos de trabajo desde febrero. La ausencia de presiones inflacionarias permitirá a la Fed mantener su política de estímulo monetario.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal