Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / La pérdida de empleos por Covid-19 apenas comienza

Publicado el 03/04/2020

Descargar documento completopdf

La economía pierde 701.000 puestos de trabajo en marzo, similar al ritmo durante la crisis del 2008-09. La cifra, sin embargo, contrasta con otros indicadores que señalan un efecto por Covid-19 de mayor magnitud y sin precedentes. Las peticiones de subsidio por desempleo continúan batiendo récords a medida que la economía sufre los efectos de las políticas de contención de la epidemia.

 

La economía perdió 701.000 empleos en marzo, lo que excede notablemente las expectativas de mercado (de 100.000) y tras crecer en 275.000 en febrero y en 178.000 en promedio a lo largo del 2019. Se trata de la primera pérdida de puestos de trabajo desde septiembre del 2010, así como el ritmo más intenso desde inicios del 2009. Aunque negativo, el informe refleja solo el impacto inicial de la crisis del coronavirus en el mercado laboral estadounidense que, hasta hace apenas un mes, se encontraba en su mejor momento de los últimos cincuenta años.

Entre sectores, destacan: (i) el fuerte descenso de empleo en servicios, que son las actividades económicas más afectadas por el shock viral y las consecuentes medidas de contención en la movilidad; (ii) el retorno de las pérdidas de empleo en la industria y (iii) en la construcción, tras registrar meses intensos en contrataciones para satisfacer el fuerte empuje que había visto este sector desde finales del 2019. No sorprende que, entre los servicios, el ocio, el transporte, la restauración y el comercio sean los que acusen la mayor perdida de empleo durante el mes.

Por su parte, la encuesta de hogares recoge una tasa de paro que crece en nueve décimas hasta 4,4%, el incremento mensual más marcado desde enero de 1975 y hasta máximos desde inicios del 2017. La tasa de actividad se redujo desde máximos en los últimos siete años en febrero, hasta 62,7% en marzo, al tiempo que las horas promedio trabajadas por semana descienden levemente hasta 34,2. Por otra parte, los salarios se mantuvieron creciendo a un ritmo en torno al 3% interanual.

El dato de marzo, sin embargo, representa tan solo el inicio de las pérdidas de empleo: las encuestas solo incorporan datos recogidos hasta el 15 de marzo y, sin lugar a dudas, excluyen el período más severo de la propagación de la crisis en EEUU. De hecho, las peticiones de subsidio por desempleo han batido nuevos récords (se duplicaron hasta las 6,65 millones en la última semana de marzo, sumando 10 millones en solo 15 días), mientras las encuestas empresariales apuntan a pérdidas de empleo a ritmos no vistos desde la crisis financiera del 2008-09, de acuerdo a los datos del ISM. Con la economía ya en estado recesivo -el PIB cae a una tasa trimestral anualizada en torno al 4% de acuerdo a la Fed-, las estadísticas oficiales del mercado de trabajo se irán equiparando con el resto de los indicadores macro en los próximos meses. Dependiendo de cuando se estabilice la crisis, estimamos que la tasa de paro puede exceder con holgura el umbral del 10% en el transcurso del 2T20.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal