Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

EEUU / La oferta de vivienda sorprende negativamente en junio

Publicado el 19/07/2018

Descargar documento completopdf

La oferta de vivienda nueva volvió a decepcionar (caen los permisos y las unidades iniciadas), pero se mantiene en su gradual tendencia de recuperación con altibajos. En principio, existe margen para que la oferta siga mejorando y que la inversión residencial contribuya positivamente al crecimiento de la economía.

La vivienda iniciada se desplomó en junio (-12,3%), hasta un ritmo anualizado de apenas 1,17 millones de unidades, unas 200.000 menos que la media de lo que llevamos de año, lo que supone el peor registro en el mes de junio en este ciclo expansivo.

El deterioro fue generalizado entre estados y tipo de vivienda (unifamiliar y multifamiliar) y no parece responder a ningún factor en particular, más allá de las elevadas temperaturas en todo el país (fue el tercer mes de junio más caluroso desde 1900). En principio, teniendo en cuenta que la caída se produce tras alcanzar máximos en el ciclo (1,34 millones en mayo), el registro parece un ajuste a la baja dentro de una tendencia de incremento gradual (1,29 miles en media durante la primera mitad, máximos desde finales de 2007).

Los indicadores adelantados mantienen una señal levemente positiva. Por un lado, los permisos de construcción (vivienda iniciada futura) han venido cayendo en los últimos meses (-2,2% en junio), pero permanecen en niveles elevados (en torno a 1,3 millones). Por el otro, la confianza de los promotores continúa en niveles muy expansivos, incluso exagerados, consistentes con una vivienda iniciada por encima de 1,5 millones.

Además, la vivienda iniciada tiene un amplio margen de mejora, al menos la unifamiliar, que se encuentra más de un 15% por debajo de su media de largo plazo. Si se incluye el efecto del aumento en el número de familias (actualmente, en torno a un 1% anual), la debilidad de la oferta es, incluso, más evidente (ver gráfico derecha).

En balance, consideramos que el deterioro de junio es puntual y esperamos que la vivienda iniciada siga creciendo gradualmente mientras dure el ciclo expansivo actual. No cabe duda de que este proceso seguirá siendo demasiado lento, y la aportación de la inversión residencial al PIB, decepcionante, teniendo en cuenta que la demanda comienza a dar señales de agotamiento, debido a los elevados precios y al aumento en los tipos hipotecarios.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal