Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / La inflación subyacente vuelve a caer en mayo

Publicado el 13/06/2019

Descargar documento completopdf

La inflación desciende levemente, pero de forma generalizada, y confirma la ausencia de presiones alcistas sobre los precios en el corto plazo. La combinación de enfriamiento de la actividad e inflación subyacente contenida seguirá alimentando las expectativas de bajadas de tipos por parte de la Fed.

 

La inflación general descendió dos décimas en mayo, hasta el 1,8%, básicamente, debido al descenso en la energía; mientras que la subyacente cayó una décima, hasta el 2,0%, permaneciendo en el estrecho rango de 2,0%-2,2% por décimo mes consecutivo.

La mayor parte del descenso de la inflación general en mayo se concentra en la moderación de la interanual en la partida de energía (-0,5% vs 1,7%), donde destaca el descenso de los precios de la gasolina (-0,2% vs 3,1%) y del gas natural (-2,6% vs -1,9%, las menores tasas en tres años).

Entre los componentes excluyendo energía y alimentos, destaca el descenso en los precios de los bienes (-0,2% interanual por segundo mes consecutivo), donde las mayores presiones desinflacionistas se producen por el lado de vestido y calzado y de bienes para cuidados médicos. Por el lado de los servicios, parece claro que no hay presiones adicionales en el componente de mayor peso en el IPC (vivienda se modera desde el techo del 3,4%-3,5%) y solo se observa un repunte en los precios de servicios hospitalarios.

El registro de mayo se encuentra dentro de lo esperado y el precio del petróleo ha seguido descendiendo de forma gradual en las últimas semanas (-14% en el último mes hasta 53$/barril WTI), por lo que nuestro escenario de inflación para el resto del año no ha cambiado: esperamos que la general se mantenga un tanto errática en el rango 1,7%-1,9% hasta el último trimestre del año, cuando podría aumentar de una forma más clara por encima del 2,0%.

Por su parte, las presiones sobre la inflación subyacente siguen siendo muy pobres, teniendo en cuenta la fortaleza relativa del dólar, el descenso en los costes laborales unitarios y la señal de las medidas tendenciales disponibles (ver gráfico). Está por ver hasta qué punto la renovada escalada proteccionista de la administración Trump se traduce en un repunte en los precios de los bienes (excluyendo energía y servicios), precisamente, la parte más desinflacionista en los últimos meses.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal