Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / La inflación subyacente repunta en agosto

Publicado el 12/09/2019

Descargar documento completopdf

El abaratamiento de la energía permite que la inflación general se modere levemente en agosto, pero la subyacente sorprende al alza y se sitúa en máximos desde 2008, impulsada por el aumento en los precios de bienes no energéticos.

 

La inflación descendió en una décima en agosto hasta el 1,7%, en línea con lo esperado y, básicamente, debido a la caída en los precios energéticos: la energía fue la partida más desinflacionista por segundo mes consecutivo. Este descenso no sorprende, teniendo en cuenta que el precio del barril de petróleo West Texas, la referencia para EEUU, se encuentra 13 dólares por debajo de los niveles de 2018 (-19% interanual), lo que explica el descenso en el precio de la gasolina (-7,1% en agosto, menor tasa desde principios de año).

Lo más llamativo del dato de agosto fue el repunte en la inflación subyacente, que aumentó en dos décimas hasta el 2,4%, máximo desde septiembre de 2008. El alza se concentró en las partidas de bienes (0,8%, máximo desde julio de 2012), que encadenan cuatro meses al alza y podrían estar recogiendo el efecto de las subidas de precio asociadas a los aranceles sobre productos chinos. En agosto, vestido y calzado (1,0%, en positivo por primera vez en siete meses), servicios médicos (4,3%, máximo desde septiembre de 2016) y transportes (0,9% vs 0,7%) fueron las partidas más inflacionistas.

El inesperado aumento en la inflación subyacente obliga a revisar al alza el escenario de inflación. Esperamos ahora que la tendencia alcista en los bienes no energéticos y el aumento en los costes laborales mantengan a la subyacente en el 2,3%-2,5% en los próximos 6 meses (una décima más elevada que en las anteriores previsiones). Mientras tanto, la general se mantendrá más o menos estable en el corto plazo, pero esperamos que cierre el año por encima del 2,0%, a medida que la energía reste menos. Cabe señalar que una inflación más elevada resta argumentos para un mayor estímulo monetario por parte de la Fed.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal