Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / La inflación sorprende positivamente en julio

Publicado el 13/08/2020

Descargar documento completopdf

La reactivación de la demanda se transmite en un nuevo ascenso en la inflación en julio: +0,4 pp hasta 1,0%, lo que supera las expectativas del mercado. El avance se debe a una moderación en la caída interanual de los precios de la energía, la vestimenta y el transporte, que compensan el leve descenso en los precios de los alimentos. Esperamos que la recuperación en la inflación ocurra de forma más gradual en los próximos meses, dada, principalmente, la elevada capacidad ociosa en la economía.

 

La inflación general subió en 0,4 pp en julio, hasta el 1,0% a/a, superior a las expectativas del mercado (0,8%, de acuerdo a Reuters) y alcanzando el máximo registro desde el estallido de la crisis del Covid-19.

El incremento se debió, principalmente, a un repunte mensual en los precios de los bienes y servicios más deprimidos durante los meses de "hibernación": los servicios de transporte (las tarifas aéreas crecieron 5% respecto a junio), el vestido y el calzado, y la venta de vehículos. Como resultado, la inflación subyacente (excluyendo alimentos y energía) ascendió en 0,4 pp hasta el 1,6%. Asimismo, la contribución negativa de la partida de energía se redujo en 0,1 pp, lo que acusa la subida en los precios de la gasolina (5% en julio), ante el proceso de normalización en la movilidad, especialmente en el uso del vehículo particular.

En contraste, la inflación en los alimentos descendió en 0,4 pp hasta 4,1%, la primera desaceleración mensual en el índice desde el inicio del año.

En balance, los precios del consumo en EEUU muestran el efecto del repunte de la demanda ante el proceso de reanimación de la economía, que se transmite, principalmente, en un ascenso en los precios de la energía y de aquellos bienes y servicios del componente subyacente que sufrieron las caídas más intensas durante el período marzo-mayo. Asimismo, la inflación también acusa el marcado incremento en la masa monetaria (el agregado M2 creció en 22,9% interanual en junio), producto de las políticas monetarias puestas en marcha por la Fed para atenuar el impacto de la crisis en las condiciones financieras. En las últimas décadas, este indicador solía predecir el comportamiento de la inflación, relación que, de mantenerse, apuntaría a un efecto rebote en el IPC en los próximos meses. No obstante, en nuestra opinión, el escenario más probable es que, tras la primera fase de recuperación, la inflación ascienda de forma más gradual, y hasta niveles inferiores al período previo a la crisis, principalmente debido a la abundante capacidad instalada que no está siendo utilizada en la economía (el PIB se sitúa más de un 10% por debajo del nivel del 4T19). De hecho, la velocidad del dinero ha caído sustancialmente desde el inicio del año, apuntando a una prolongación del proceso de ahorro excesivo a escala global.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal