Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

EEUU / La inflación aumenta en marzo sin grandes sorpresas, pero dominan los riesgos al alza

Publicado el 11/04/2018

Descargar documento completopdf

La inflación se sitúa en máximos en un año, por el repunte en el componente subyacente. No hay cambios destacables en las expectativas de corto plazo, aunque sí hay evidencias de que las tensiones inflacionistas están incrementándose poco a poco.

 

La inflación aumentó en dos décimas en marzo hasta situarse en el 2,4%, en línea con lo esperado, de tal manera que el dato no ha provocado una reacción significativa en los mercados financieros. Lo más llamativo ha sido el repunte en la inflación subyacente: su interanual pasó del 1,8% en que se había mantenido en los últimos meses hasta el 2,1% en marzo, mayor tasa desde febrero de 2017.

Entre partidas, cabe destacar el descenso de energía (-2,8% mensual, ajustado por estacionalidad) y aportó una décima menos a la interanual de la inflación total (0,4 p.p. vs 0,5 p.p.). En concreto, el precio de la gasolina se mantuvo creciendo a ritmos interanuales de dos dígitos.

Entre los componentes menos volátiles, vivienda destacaría como uno de los más inflacionistas en marzo, lo que sumado al puntual incremento en los servicios de telefonía móvil por un efecto base (cayeron sustancialmente en marzo de 2017), explican básicamente el ascenso de la inflación subyacente. También cabe señalar el mayor crecimiento en los precios de servicios sanitarios (2,1% vs 1,8%), que se habían comportado en los últimos meses como una de las partidas más desinflacionistas.

El dato de marzo se encuentra dentro de lo esperado y no ha tenido incidencias destacables en los mercados financieros. Teniendo en cuenta el comportamiento del petróleo, todo hace pensar que la inflación seguirá aumentando en el corto plazo por culpa de la energía: el precio del WTI se encuentra en torno a 13-17 usd/barril por encima de hace un año, lo que añadirá en torno a 0,2-0,3 p.p. adicionales a la inflación general en el 2T18 (el máximo del año se situará en torno al 2,7% en mayo y junio). No obstante, considerando la tensión actual en Oriente Medio y su impacto potencial sobre el precio del petróleo, la debilidad del dólar y la fortaleza del mercado laboral, los riesgos sobre este escenario serían al alza.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal