Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / La energía sigue presionando los precios a la baja

Publicado el 14/02/2019

Descargar documento completopdf

La inflación sigue moderándose debido a la energía, al tiempo que en el resto de partidas se mantiene especialmente estable. En balance, siguen sin observarse presiones alcistas sobre los precios, lo que afianzará el actual tono “dovish” de la Fed.

 

La inflación descendió tres décimas en enero, hasta situarse en 1,6%, mínimo desde mediados de 2017, principalmente, por el descenso en la partida de energía, pero también por la falta de presiones por parte de la subyacente, que ha permanecido estable en el 2,2% en cinco de los últimos seis meses.

La energía descendió un 4,8% interanual y restó cuatro décimas a la interanual del IPC (mínimo desde mediados de 2016). Entre subpartidas, destaca el descenso del precio de la gasolina (-10,1%); mientras que los precios de los servicios energéticos, electricidad (0,4% vs 1,1%) y, sobre todo, gas (4,3% vs 2,3%) mantienen tasas positivas, después de haber permanecido en negativo en la segunda mitad de 2018. Asumiendo que el precio del barril de petróleo WTI se mantiene en torno a los niveles actuales, la partida de energía seguirá siendo desinflacionista hasta el 4T19.

Las partidas menos volátiles se mantienen más o menos estables y siguen sin introducir presiones alcistas significativas sobre los precios. La partida de más peso en el IPC, alquileres imputados, se mantuvo creciendo al 3,2% interanual por segundo mes consecutivo; mientras que vestido y calzado y vehículos nuevos presionaron muy levemente al alza (abandonan tasas interanuales negativas), lo que fue compensado por el enfriamiento en la partida de servicios de transporte, debido al descenso en las tarifas de vuelos. Estas escasas presiones sobre el componente subyacente ha sido uno de los principales argumentos de la Fed para su cambio hacia un tono más ‘dovish'. En principio, esperamos que la subyacente se mantenga creciendo levemente por encima del 2,0%, sobre todo, teniendo en cuenta las perspectivas de enfriamiento gradual para el conjunto de la economía y las menores presiones alcistas sobre los precios de producción que se observan en las principales encuestas empresariales.

En balance, no esperamos cambios significativos en la inflación en la primera mitad del año. La combinación de una energía restando a la general más o menos como en el mes de enero (en torno a 0,4-0,6 p.p.) y una subyacente estable en las tasas actuales sugiere que la inflación se mantendrá en el rango 1,5%-1,7% entre mayo y julio.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal