Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

EEUU / La economía sigue creciendo con fuerza, a pesar del leve enfriamiento del consumo

Publicado el 27/10/2017

Descargar documento completopdf

La economía mantiene un crecimiento saludable en el tercer trimestre, gracias al buen momento de la inversión en bienes de equipo, a una mayor acumulación de existencias y al descenso de las importaciones.


La economía creció un dinámico 3,0% anualizado en el 3T17
, similar al registro del trimestre anterior, superando tanto su potencial como el ritmo medio de este ciclo expansivo (2,2%). El buen dato confirma que el impacto de la temporada de huracanes no ha sido significativo para el total de la actividad: las caídas entre agosto y septiembre en determinados indicadores mensuales, fueron contrarrestadas posteriormente. En términos nominales, el PIB creció un 5,2% anualizado, el mayor registro desde el 3T14, lo que supone un repunte del deflactor del PIB (2,2% vs 1,0%) debido al aumento en los precios energéticos.

El buen dato del 3T17 se produce a pesar del enfriamiento del consumo de las familias: creció un dinámico 2,4%, pero el ritmo es inferior al fortísimo registro del 2T17 (+3,3%) y pasó de aportar 2,3 p.p. al crecimiento a sumar ahora 1,6 p.p. Detrás del dato se encuentra cierta pérdida de poder adquisitivo asociada al aumento de la inflación, sobre todo, debido al encarecimiento de la energía en los últimos meses. El resto de factores que afectan al consumo siguen siendo positivos: mercado laboral dinámico, riqueza neta en máximos y endeudamiento en niveles sostenibles; lo que aparece reflejado en las encuestas de confianza de las familias, en máximos pre-crisis durante los últimos meses.

El deterioro del gasto en construcción fue la otra gran variable que decepcionó en el 3T17: cayeron con fuerza tanto la inversión no residencial (-5,2% vs 7,0%) como la residencial (-6,0% vs -7,3%). En el primer caso, parece un mero ajuste a la baja tras la fortaleza de trimestres anteriores (11% en media trimestral en la primera mitad del año); pero en el caso del sector residencial lleva ya varios meses siendo el que más dudas genera en el escenario macro. La vivienda iniciada ha venido cayendo a lo largo del trimestre, en una tendencia de debilidad que no responde tanto a factores puntuales (como el impacto de los huracanes) como a factores de oferta (dificultad para encontrar mano de obra o suelo atractivo, entre otros).

En el lado positivo, la inversión en equipo mantuvo el buen tono anterior (8,6% vs 8,8%), lo que es consistente con el dinamismo de los pedidos de bienes duraderos y unas encuestas empresariales en máximos pre-crisis. Por su parte, los empresarios volvieron a acumular existencias, lo que compensan el enfriamiento del consumo y el deterioro de la inversión en construcción: la variación de existencias aportó 0,7 p.p. anualizados al crecimiento trimestral del PIB frente a 0,1 p.p. del trimestre anterior.

Por último, el sector exterior aportó algo más al crecimiento del PIB (0,4 p.p. vs 0,2 p.p.), recogiendo otro trimestre de fuerte crecimiento de las exportaciones (2,3% vs 3,5%) frente al descenso de las importaciones (-0,8% vs 1,5%). Teniendo en cuenta nuestras expectativas de fortalecimiento del dólar a raíz de un endurecimiento de la política monetaria de la Fed y el buen momento de la demanda interna (mayor demanda de importaciones), todo parece indicar que el sector empezará a ser un lastre al crecimiento en el corto plazo.

En balance, el dato del 3T17 supera las expectativas, al crecer con la misma fuerza que en el trimestre anterior: la economía compensó el menor vigor por parte del consumo a través de una mayor acumulación de existencias y el descenso en las importaciones. A la espera de ver qué ocurre con los planes fiscales de la Casa Blanca y el Partido Republicano, mantenemos un escenario de crecimiento similar al actual, con el consumo y la inversión en bienes de equipo como grandes motores de crecimiento del PIB; una situación que, todo parece indicar, se intensificará el próximo año si se aprueban los recortes impositivos a las empresas y las rentas altas.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal