Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / La economía se desploma en marzo a causa del coronavirus

Publicado el 16/04/2020

Descargar documento completopdf

EEUU / La propagación del Covid-19 resulta en un colapso total en la actividad económica en marzo: la producción manufacturera cae un 6% y el comercio minorista un 9%. Se trata del peor mes desde que existen series históricas mensuales – y los datos de alta frecuencia sugieren que lo peor está aún por venir. Esperamos que el PIB se contraiga en torno al 10-12% en el primer semestre respecto al 4T19.

En línea con las señales negativas en las encuestas empresariales, los datos de marzo revelan un brutal deterioro en la actividad industrial en EEUU por Covid-19. Con una caída del 5,4%, la producción en la industria se contrae al ritmo mensual más elevado desde que existen datos históricos (a inicios de 1960) y por debajo de las expectativas del mercado (-4%). En términos trimestrales, la industria desciende un 1,9% en el 1T20, el peor registro desde el período posterior a la crisis financiera del 2008-09. Esta contracción implicó un importante ajuste en el uso de la capacidad instalada, que cae en 4 p.p., hasta 72,7%.

Entre sectores, la mayor parte del deterioro se concentró en la producción manufacturera, la de mayor peso en el índice: descendió un 6,3% en marzo, con la producción de vehículos colapsando un 28%, un ritmo de caída similar al de la crisis del sector en 2009, cuando fue rescatado por el gobierno por un monto de 80.700 millones de dólares. Asimismo, la producción de otros bienes duraderos descendió en torno a un 10%, con la producción de maquinaria, que está asociada a la inversión de equipo, cayendo un 5,6%. La producción de bienes no duraderos cae un 3,2% y en el caso del sector energético un 3,9%.

Por su parte, las ventas minoristas también padecieron los efectos del contagio del virus: se desplomaron en marzo en un 8,7%, la caída mensual más intensa desde que existen datos (enero de 1992). En tasa interanual, este indicador adelantado del consumo decreció un 6,2% y un 7,7% en términos reales, al descontar la inflación. No sorprende que, entre partidas, las que registran las caídas mensuales más pronunciadas sean las ventas de vestido y calzado (-50%), automóviles (-27%) y gasolina (-17%), componentes que también acusaron la moderación en la inflación en marzo. En contraste, las ventas de alimentos y bebidas (26%), de salud y cuidado personal (4%) y de productos comprados en línea (3%) parecen haberse beneficiado de las medidas de confinamiento implementadas a lo largo del país desde marzo. En balance, las ventas minoritas decrecieron en 2,4% respecto al 4T19, lo que sería consistente con la primera contracción trimestral en el consumo privado real en los últimos diez años.

Los indicadores adelantados y de alta frecuencia apuntan a un colapso de mayor envergadura en abril. En primer lugar, la publicación del Beige Book por la Fed, que recoge información hasta el 6 de abril, señala una contracción económica "abrupta y brusca" en todas las regiones y sectores del país, más intensa en los últimos períodos de consulta con los empresarios. Para el sector industrial, la encuesta del Empire State, correspondiente al período del 2 al 10 de abril, muestra un colapso sin precedentes en la manufactura en el Estado de Nueva York: cae en 57 pb, hasta -78,2%, un nuevo mínimo histórico. En el ámbito nacional, el componente de pedidos del ISM manufacturero cayó en marzo hasta 42,2, al tiempo que datos diarios en la producción de acero apuntan a una intensificación en la caída en abril, hasta -20% interanual. En el comercio, el índice de ventas minoristas de Johnson Redbook se contrajo un 8,3% en la primera semana de abril respecto a marzo.

No obstante, estos datos no incluyen información ni sobre el sector de la construcción ni, crucialmente, sobre buena parte de los servicios, que han sido los más afectados por las medidas de confinamiento para contrarrestar la crisis del virus. Según nuestras previsiones, el PIB se contraerá a un ritmo trimestral del 2,5% en el 1T20, seguido por una caída cercana al 9% en el 2T20 y una recuperación en la segunda mitad del año, bajo el supuesto de que la propagación de Covid-19 es contralada en la primavera. En balance, dicha trayectoria es consistente con una caída del PIB del 5,2% en el conjunto del año, ligeramente inferior al -5,9% proyectado por el FMI. Sin lugar a dudas, dominan los riesgos a la baja en estas previsiones.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal