Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

EEUU / La economía se acelera en el segundo trimestre de la mano de consumo y sector exterior

Publicado el 27/07/2018

Descargar documento completopdf

El PIB creció con fuerza en el segundo trimestre del año, gracias a la reactivación del consumo y, en menor medida, a la fortaleza de las exportaciones. En la segunda mitad del año, esperamos que la economía retome ritmos de crecimiento en torno al 2,0%-2,5% trimestral anualizado.

 

La economía se aceleró en el 2T18 hasta ritmos del 4,1% anualizado, el mejor registro en casi cuatro años y cerca del doble que en el trimestre anterior (2,2% revisado ahora desde 2,3%). Detrás del excelente registro se encuentra, básicamente, la reactivación del consumo de las familias, si bien también cabe destacar positivamente el comportamiento de las exportaciones netas, del gasto público y de la inversión no residencial.

La mayor parte de la aceleración de la economía en el 2T18 se concentró en el consumo privado, que creció un 4,0% y pasó de aportar apenas 0,4 p.p. al crecimiento del PIB en el 1T18 a sumar ahora 2,8 p.p. El buen dato no sorprende y las perspectivas para el resto del año siguen siendo positivas, teniendo en cuenta el apoyo fiscal (recorte impositivo desde principios de año), el buen momento del mercado laboral (fuerte creación de empleo y presiones alcistas sobre los salarios) y una mayor capacidad adquisitiva (los precios de la energía parecen haber tocado techo). Sin embargo, gran parte del crecimiento se debió a un efecto compensación por la debilidad del trimestre anterior (0,5%, peor dato desde el 2T13) y, por tanto, se moderará hacia ritmos algo menos dinámicos el resto del año (2,0%-2,5% trimestral estimado).

La fuerte aportación del sector exterior (1,1 p.p. tras restar 0,1 p.p. en el 1T18) supone otro de los grandes factores detrás de la fortaleza de la economía en el 2T18. Las exportaciones repuntaron un 9,3%, el mejor registro desde el 4T13, en gran parte gracias al adelanto de demanda de soja ante las expectativas de aumento de los aranceles por parte de China. Este efecto se compensará en próximos trimestres, por lo que esperamos que el sector exterior sea un lastre para el crecimiento en la segunda mitad del año.

Otras dos partidas que mantuvieron el buen tono de principios de año y que contribuyeron al crecimiento del 2T18 fueron el gasto público (2,1% vs 1,5%) y, sobre todo, la inversión en infraestructuras (creció a ritmos de dos dígitos por segundo trimestre consecutivo). En el primer caso, se debió a un mayor gasto en defensa y, en términos generales, al estímulo introducido por el gobierno; mientras que el segundo caso refleja una mayor inversión en sectores extractivos.

El principal lastre para el crecimiento en el 2T18 fue la variación de inventarios: los empresarios desacumularon existencias en el 2T18 y restaron 1,3 p.p. anualizados al crecimiento del PIB, el peor registro desde 2014. Por su parte, la inversión residencial cayó por segundo trimestre consecutivo (-1,1% vs -3,4%), en línea con la lectura de los indicadores mensuales disponibles para el sector. La inversión en bienes de equipo se moderó con fuerza (ver tabla), si bien es cierto que la aceleración en los envíos de bienes de capital duradero en junio sugiere que la inversión se reactivará en el corto plazo.

En términos nominales, el PIB creció un 7,4% anualizado en el 2T18, el mejor registro en cuatro años. Mención especial merece el deflactor del consumo (excluyendo energía y alimentos), la medida preferida por la Fed para conocer la evolución de los precios, que aumentó hasta el 1,9% interanual, máximo desde 2012.

En definitiva, el excelente dato del PIB real en el 2T18 confirma que la debilidad del consumo a comienzos de año fue algo puntual, debido a factores específicos. Cabe señalar que este dinamismo, a estas alturas del ciclo, no es sostenible y esperamos que la economía retome ritmos en el rango del 2,0%-2,5%, similares al registro medio durante el resto de este ciclo expansivo. La fortaleza que está mostrando el mercado laboral, la elevada confianza de empresarios y de familias y el apoyo que está suponiendo el estímulo fiscal introducido a principios de año deberían ser suficientes como para compensar la incertidumbre que supone la escalada proteccionista que ha impulsado el gobierno a lo largo de este año.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal