Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / La confianza industrial empieza el año en positivo

Publicado el 03/02/2020

Descargar documento completopdf

La confianza empresarial en la industria mejora en enero, alcanzado niveles consistentes con expansión en el sector por primera vez en los últimos seis meses. El avance es liderado por el componente de producción, principalmente en sectores ligados al mercado interno. Por su parte, el aumento en los pedidos arroja señales positivas para los próximos meses.

 

El ISM manufacturero sorprende positivamente en enero (+3,1 puntos hasta 50,9 vs 48,5 esperado por el mercado) y supera el umbral de crecimiento de 50 por primera vez en los últimos seis meses. De acuerdo al propio Instituto ISM, la economía estadounidense está registrando un crecimiento anualizado de 2,4%, lo que supondría una ligera aceleración respecto a la segunda mitad del 2019 (2,1%).

La mejora de la confianza se explica, principalmente, por la subida en el componente de producción (9,5 puntos, hasta 54,3), que alcanza máximos desde marzo del año pasado. Entre los sectores que lideran el ascenso destacan el de alimentación, bebidas y tabaco, así como el de productos electrónicos e informáticos, sectores más ligados al consumo privado. En contraste, los sectores más débiles fueron los de producción petrolera y de equipo de transporte: el primero refleja la desaceleración en la producción del fracking, mientras que el segundo acusa los problemas de Boeing con el modelo 737 MAX.

Por su parte, el componente de pedidos repuntó 4,4 puntos hasta 52, lo que sería el incremento mensual más pronunciado en los últimos 17 meses, gracias al impulso de los pedidos externos. El componente de empleo no logra salir de la zona de contracción (46,6) y, finalmente, la partida de inventarios cae en 0,4 puntos hasta 48,8.

En balance, el ISM manufacturero confirma la incipiente mejora en el sector industrial, que, a su vez, refleja la menor incertidumbre respecto al conflicto comercial con China y las señales de cierta estabilización en el comercio internacional. Por una parte, la expansión en la producción de sectores más expuestos al mercado interno reafirma la fortaleza del gasto privado, mientras que, por la otra, la mejora en la partida de pedidos arroja señales positivas para los próximos meses. La gran incógnita en el corto plazo sigue siendo el posible impacto de la propagación del nuevo coronavirus en China, que pudiera afectar tanto las cadenas de producción como incidir negativamente en la demanda externa.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal